domingo, 28 de enero de 2007

Dominus Dei III

a pregunta, esta vez, era un poco tramposa, ya que la Biblia se contradice. La ley de Moisés, por su parte, está clara: «Cuando alguno toma una mujer y se casa con ella, si sucede que no le es agradable porque ha encontrado algo reprochable en ella, y le escribe certificado de divorcio, lo pone en su mano y la despide de su casa.» Deuteronomio 24, 1. Pero Jesús cambia de opinión según quién le haga hablar. En ambas versiones aclara que Moisés dio tal ley por «la dureza de vuestro corazón», dejando claro que él quiere ser más restrictivo; pero si en Marcos 10, 8-9 (e insiste en los siguientes) dice que «los que eran dos, serán hechos una carne; así que no son más dos, sino una carne. Pues lo que Dios juntó, no lo aparte el hombre.». Sin embargo, en Mateo 5, 32 nos da un poco de vidilla (a los hombres, a las mujeres ni agua) «Pero yo os digo que todo el que repudia a su mujer, a no ser por causa de infidelidad, la hace cometer adulterio; y cualquiera que se casa con una mujer repudiada, comete adulterio.» es decir, que si la mujer es infiel, está permitido repudiarla.

Teniendo en cuenta esta ambigüedad es más fácil entender porqué la Iglesia es tan dura contra las leyes del divorcio y luego no tiene problema en anular matrimonios religiosos de gentes de nota, con capacidad de hacer interesantes donaciones; depende de por dónde abran la Biblia.

Los que han votado según Mateo pueden decirse que como es anterior, debe estar más cerca de los hechos. Los que han votado según Marcos pueden decirse que como es posterior es, jurídicamente, la ley vigente. Felicidades a ambos y gracias a todos los participantes.




He aquí el nuevo desafío, en esta ocasión versa sobre historia de la Iglesia:


¿De qué útil se sirvió la turba cristiana azuzada por San Cirilo para linchar a la filósofa Hipatia de Alejandría?
Piedras arrojadizas
Conchas de moluscos afiladas
Guadañas y horcas
Jaurías de perros
Dildos gigantes
Ninguno de los anteriores; la trataron con deferencia y respeto
Free polls from Pollhost.com
¡Buena suerte!
Respuesta

4 comentarios:

atilio dijo...

Lo mas malvado de tu post fue poner un billete de 500 euros saliendo de la biblia: no sabes que no hay que comer pan delante de los que tienen hambre? donde esta tu caridad cristiana?

Evil Preacher dijo...

Desgraciadamente, amigo mío, la imagen del billete la saqué de internet y la pegué con photoshop. No llegaría a esa suma ni liquidando todas mis cuentas.

Anónimo dijo...

Pero hay un pero. En la ley mosaica sólo pueden repudiar los hombres, y la mujer repudiada no podía volver a casarse ya que se la consideraba un impura; así que para subsistir o malvivía, o mendigaba o se prostituía, y encima se quedaba sin sus hijos. Es en este contexto en el que Jesús habla del repudio y de "los duros de corazón". Y la Iglesia Católica ya no admite divorcios por infidelidad, ahora tienes que pasar por un proceso carísimo para demostrar que o eres pariente cercano de tu mujer/marido, o que uno de los dos tenía un mismo amante antes y durante el matrimonio, que te casas con un secreto importante (infertilidad/esquizofrenia/en realidad no eres multimillonario/te gusta la ropa interior de cuero) o no quieres tener hijos y no se lo dijiste a tu pareja, y también por inmadurez psicológica o presión social para casarte (la más socorrida y si fuese retroactiva, casi todos seríamos nietos bastardos...).

Evil Preacher dijo...

Gracias por tu comentario, Anónimo, que aporta cosas interesantes, como las razones por las cuales la Iglesia acepta la anulación y el subrayar la infidelidad de ésta respecto las palabras de Jesús, que admite la infidelidad como causa. Sin embargo Moisés admite que una mujer repudiada vuelva a casarse, mientras que no sea con el primer marido de nuevo:
Cuando alguno toma una mujer y se casa con ella, si sucede que no le es agradable porque ha encontrado algo reprochable en ella, y le escribe certificado de divorcio, lo pone en su mano y la despide de su casa,1 y ella sale de su casa y llega a ser mujer de otro hombre;
2 si el segundo marido la aborrece y le escribe certificado de divorcio, lo pone en su mano y la despide de su casa, o si muere este último marido que la tomó para ser su mujer,3 al primer marido que la despidió no le es permitido tomarla nuevamente como mujer, porque ha sido menospreciada; pues eso es abominación ante el SEÑOR. No traerás pecado sobre la tierra que el SEÑOR tu Dios te da por heredad.(Deutoeronomio 24)