sábado, 30 de agosto de 2008

Holmes y el ajedrez (1)

Pasatiempos estivales (3)
Por primera vez aquí nos salimos del Canon para explorar uno entre los infinitos pastiches de Sherlock Holmes; este, en particular, lo merece. Se trata de Juegos y problemas de ajedrez para Sherlock Holmes de Raymond Smullyan. Comienza con un diálogo en el que el detective sorprende a su coinquilino revelando un interés hasta entonces escondido, con tanta naturalidad como el día que reveló que tenía un hermano:

¿Qué le parece si nos damos una vuelta por el club de ajedrez? dijo Holmes una tarde.
¡Caramba, Holmes! Exclamé asombrado ¡No sabía que era fanático del ajedrez!
No del tipo convencional Se rio Holmes No me interesa el ajedrez como juego: de hecho, no tengo mucha inclinación por los juegos en general.

En los párrafos siguientes Sherlock explica que lo que le interesa, en su calidad de detective, es inferir, a partir de una posición de partida dada, los movimientos que han precedido para llegar hasta ella, es decir, le interesa el análisis retrospectivo. A partir de este momento los personajes van encontrando varios problemas de este género en progresión de fácil a difícil. Por lo general son posiciones completamente descerebradas, pero que respetan las reglas del juego.

Veamos este ejemplo, a modo de explicación. Se trata de averiguar cuál es el último movimiento ¿y el precedente, a cargo de las blancas?:

La solución la encuentra Watson gracias a una pista que le da Holmes:

Holmes, lamento ser una alumno tan lento ¡pero la situación nuevamente parece imposible! Evidentemente el negro acaba de salir de jaque desde a7 ¡pero no veo cómo la blanca pudo haber movido su alfil para dar jaque!
No está mal, Watson ¡No está nada mal! Veo que está empezando a pensar ¿Pero por qué sigue con ese persistente hábito de olvidar que una jugada puede involucrar una pieza comida?
Entonces, por supuesto, lo vi. Está bien, Holmes, está bien. La última jugada del negro fue con el rey desde a7 comiendo una pieza blanca en a8. Por lo tanto la última jugada del negro fue de a7 a a8, comiendo un caballo blanco.
Correcto Dijo Holmes.

En la siguiente posición propuesta no se trata de averiguar los movimientos precedentes, sino en qué casilla la dama blanca ha sido comida.


¿Qué opinan?
Próximamente ofreceremos la respuesta, con lo que acabaremos la sección veraniega de pasatiempos por este año; si se quedan con ganas de más pueden leer alguno de los libros de adivinanzas lógicas del mismo autor, por ejemplo ¿Cómo se llama este libro?, Alicia en el país de las adivinanzas (pastiche de la de Lewis Carroll) o El enigma de Sherezade (pastiche de las 1001 noches).
Muy pronto veremos otra continuación de este post que no se inscribirá en la sección de pasatiempos, sino en la de «notas holmesianas», y exploraremos en ella la relación del rey de los detectives con el rey de los juegos.

Solución aquí.

Como en el precedente post sobre ajedrez, hemos utilizado para el diagrama las fuentes Chess Condal creadas por Armando Hernández Marroquín.

4 comentarios:

DrGEN dijo...

Estos post sobre ajedrez son una carnada y yo muerdo siempre el anzuelo ;)

Veamos:
Sin hacer un largo análisis... arriesgo que la dama fue comida en h6. (no estoy seguro)
No expongo mi deducción para permitir que otros participen.
En breve paso de nuevo y lo comento.

Al margen... les dejo a ustedes uno:
En el primer problema (el que resuelve Watson) encontré otra solución, otra posibilidad para llegar a esa posición.
Alguien se anima? ;)

Saludos!
Lisandro

PD: Tengo nuevo blog. Están invitados en www.DrGEN.com.ar

Evil Preacher dijo...

¡Saludos, Dr. Gen! Ya había visitado tu nuevo blog, gracias a que Atlio me había prevenido ¡Suerte en esta nueva etapa!

En cuanto a la solución alternativa a la primera posición, supongo que para hallarla has desestimado la información que dan las cifras y las letras en los márgenes del tablero, es decir, qué lado es el de las blancas y qué lado es el de las negras ¿es así?

DrGEN dijo...

jajaja! totalmente CORRECTO! ;)

PECE dijo...

Llego tarde a los comentarios a este artículo, pero es que tengo la insana costumbre de comenzar las cosas desde el principio y llegar hasta el final (lo digo por el tocho de Sherlock Holmes que estoy leyendo 2/3 y avanzando).

El problema de Watson es curioso sobre todo cuando advertimos la imposibilidad de movimiento del alfil blanco, sólo decir que no es mate. Habría que interrogar al compañero de Holmes también por el siguiente movimiento de las blancas para evitar que la partida acabase en tablas.

En la siguiente posición no se me ocurre ningún razonamiento que me permita deducir donde fue tomada la Dama. En h6 me resulta igual de peregrino que en c6, sobre todo al observar la posición que es totalmente de laboratorio. Seguiremos leyendo, me siento incapaz de abordarlo.