domingo, 24 de agosto de 2008

Los kōan del lama

Hoy el Dalai Lama termina su visita en París. El gobierno francés ha debido tratar el asunto con cuidado, para no desagradar a sus amigos americanos por un lado o a sus socios chinos por otro, de manera que el presidente de la república no lo ha recibido, pero han enviado a su encantadora esposa. Como de costumbre ha habido declaraciones de su santidad y sus partidarios, por lo general personas partidarias de la democracia, lo que me lleva a preguntarme si se han molestado en echar un vistazo a la constitución del gobierno del Tibet en el exilio. Aquí van algunos extractos (ya los mencionamos en el precedente post sobre el particular, pero en los comentarios, de manera que hemos creído interesante destacarlos aquí):

Lo que define una democracia es que la legitimidad emane del pueblo, así por ejemplo, en España, a pesar de tratarse de un país en el que no todos los cargos de la cabeza del estado son electivos, encontramos en su constitución el pasaje siguiente; «La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado» (artículo 1.2.). En la tibetana encontramos, sin embargo que es un monje el que otorga los derechos, en su preámbulo dice:
«En tanto que su santidad el Dalai Lama ha ofrecido un sistema democrático a los tibetanos, para que el pueblo tibetano en el exilio pueda conservar sus antiguas tradiciones de vida espiritual y temporal, únicas de los tibetanos [...]» con lo que adereza con un poco de irracionalidad; religión y nacionalismo.


Al menos se nos dice que es democrática: ¿será que, aunque el poder emane del Dalai Lama, no intervenga directamente en el gobierno, de manera similar al rey de España? verifiquemos en la costitución:
«El poder ejecutivo reside en su santidad el Dalai Lama y será ejercido por Él directamente o bien por oficiales subordinados a Él [...]» (Artículo 19).
De acuerdo, Él es el mandamás, esperemos que ese poder sea al menos subceptible de rendir cuentas ante el poder judicial:
«El comisionado jefe de justicia de la Comisión Suprema de Justicia de Tibet debe ser designado por su santidad el Dalai Lama y, si es confirmado por más de las tres cuartas partes de la asamblea, ha de ser nombrado comisionado jefe de justicia por s.s. el Dalai Lama en su calidad de jefe ejecutivo.» (artículo 63).

Vaya, así que el jefe del ejecutivo está designado y nombrado directamente por s.s., al menos se nos habla de una asamblea ¿encontremos allí la razón por la cual se nos dice que se nos porpone una democracia? ¿se respetará aquí la división de poderes por fin? Efectivamente, se nos anunciaba en el preámbulo que en tal asamblea reside el poder legislativo y se desarrolla la cuestión en el capítulo V, el el artículo 11 se nos dice que los miembros de la asamblea serán ejegidos por sufragio universal ¡fantástico! Lamentablemente en otros puntos de esta carta magna se matiza este democrático principio:

-Hasta tres de los diputados son elegidos directamente por s.s. el Dalai Lama (artículo 37).
-Su santidad el Dalai Lama tiene el poder de disolver la Asamblea en cualquier momento (artículo 19).
-¡Su santidad el Dalai Lama tiene el privilegio de poder recomendar a más del 50% de los miembros de la Asamblea! (artículo 41).
-Toda ley aprobada por la asamblea ha de ser ratificada por su santidad el Dalai Lama para tener efecto (artículo 19) lo que hace que dicha asamblea quede relegada a un papel meramente consultivo.


Llegados a este punto podemos formular ciertas proposiciones:
«Hablo de paz, pero acepto la financiación de la sangrienta CIA»
«Invoco los principios racionales de la ilustración, pero subordinados al sentimiento nacionalista y religioso»
«Pido a las naciones que conduzcan a China hacia la democracia, pero me propongo como rey de una teocracia absolutista»

En otro contexto esto podría parece hipocresía, pero dado que hablamos de un sabio budista podemos suponer que estas aparentes paradojas pretenden elevar nuestro nivel de conciencia desligándonos del pensamiento racional.

Las fotos las hemos tomado de El País, la capitular está montada sobre una viñeta de Tintín en el Tibet. Por error he publicado una versión preliminar de este post antes de tiempo, mis disculpas; espero que los parroquianos que la hayan recibido por suscripción lleguen a ver la definitiva.

11 comentarios:

Atilio dijo...

Correcto análisis Evil.
Es un tema recurrente, el del dictador bueno. De hecho, la institución romana comenzó en la república que consistía en dar todo el poder a alguien virtuoso como última esperanza.
Es el mismo problema que presentan los reyes buenos, como el actual y anciano rey de Tailandia.
La división de poderes, la abolisión de las moranquías absolutas, todo ello ocurrió precisamente para eliminar tal peligro, tal dependencia de la bondad del soberano.
La invasión china (discutible pues el Tibet fue parte de China por siglos) representó la llegada de la modernidad al Tibet.

Otro lemming dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Otro lemming dijo...

Muy buen post, y realmente espeluznante como las teocracias creen tanto en su religion que solo por crear una "constitución" ya se creen que son democraticos.
En españa pasa un poco lo mismo, la constitución de aqui tiene hasta cosas antidemocraticas, y se le da más importancia a la constitución, que a la democracia.

A pesar de ello debo decir que estoy en contra del comentario de atilio. Primero, cuando china invadio el tibet estaban muy lejos de ser el pais moderno que son ahora. Vamos, que llamar a esa china moderna me resulta bastante curioso.
Y despues, el tibet dio muestras en ese momento de querer modernizar el pais, muy lentamente, si, pero de alli a creer que la unica solución era invadirlos, vamos lejos. Una fuerte presión por parte de china habria dado resultados mucho más espectaculares.

Sobre si la invasión china es discutible, las tierras son de aquellos que viven en ellas, si esas personas consideraban que no formaban parte de china, ¿quienes somos nosotros para negarlo? Sobretodo basandonos en cosas como decir que sus antepasados fueron chinos...

PD: he eliminado el comentario anterior, sorry, es que habia puesto china donde debia poner tibet ^^U

elpeor dijo...

de acuerdo con lo de los lamas, pero cambiar a esos budistas de la edad media con el sistema comucapitalista de china tampoco es la solucion, el gobierno chino es muy muy cabron, y se lo que digo que ya estuve en china..

y yo no veo que el estado español sea una democracia, con o sin constitución, aquí manda la banca,la iglesia y los cuatro mal nazidos que mandaban cuando dieron el golpe de estado, ellos o sus familiares..

por cierto , hoy he encontrado esta web por casualidad.. echadle un ojo a ver que pensáis, para mi tiene artículos buenísimos como el de la eskizofrenia o el del DMT y otros con los que flipo y sin drogas..

http://mondopsicotronico.net/

salud!

Atilio dijo...

otro lemming y elpeor:

Por modernidad me refiero a no creer en el pensamiento mágico y el comunismo de los anios 59/60s representaba modernidad en Tibet.
Yo no soy comunista, tampoco son chino, es mas, soy simpatizante de la filosofía budista y considero la psicología budista como un sistema (imaginario, por supuesto) bastante admirable. Mi esposa es budista y tenemos una casa en Asia donde vamos lo mas a menudo posible. También he visitado China y unos cuantos países asiáticos.
No se trata aquí si el gobierno chino es mejor o peor de lo que un gobierno teocrático tibetano con el Dalai Lama a la cabeza podría ser sino de la mera existencia de gobiernos teocráticos que son, en mi opinión, inaceptables aunque sean "buenos".
Luego, si los tibetanos tienen derecho a un referendum para exprimirse respecto de ser o no parte de China, en principio estoy de acuerdo. Pero ese no me parece que sea el tema del post.
Hay mucho gobierno cabrón en Asia y la democracia como se concibe en los países de mayor tradición democrática occidental no existe. Ni siquiera en países como Japón o Corea del Sur se puede hablar de democrácias mas allá de lo formal. Ni hablar de China,Vietnam, Laos, Myanmar, etc. A pesar de todo ello, el pensamiento mágico ha sido allá como en Europa y occidente, una causa constante de justificación del sufrimiento humano. Y eso es lo que senialo.

Evil Preacher dijo...

Gracias, Atilio, creo que has respondido mejor que yo lo hubiera hecho. Efectivamente el asunto del post era únicamente mostrar que el régimen que propone el Dalai Lama es una teocracia. Naturalmente, en el contexto de un blog ateo esto conlleva un juicio negativo, ya que se parte de que los elementos mágicos y sobrenaturales en los gobiernos son muy peligrosos.

Illuminatus dijo...

El problema de los gobiernos teocráticos es que por mucha bondad que aduzcan al principio, pueden justificar barbaridades en nombre de su punto de referencia absoluto de la moral y la ética (o sea Dios).

Evil Preacher dijo...

Así es, tener un criterio infalible es sospechoso, tener un criterio infalible errado, un desastre ¿qué se puede esperar de los que se guían por él?

Chichipio dijo...

Interesante información para los que solo oímos una sola campana.

Me pregunto porque esto no es noticia? Solo es políticamente correcto criticar el régimen Chino, y no las teocracias?

Evil Preacher dijo...

El hecho de que no sea noticia no hace más que poner en evidencia quién controla la información.

Lo salvaje que era el régimen de los lamas en Tibet cuando reinaba el Dalai no es ningún secreto, hay muchos libros que testimonian de ello.

Hasta los regímenes islámicos se presentan hoy como humanitarios y democráticos, es una argucia conocida.

El problema de Tibet no es el de un pueblo oprimido que lucha por su libertad, es el de una casta privilegiada que lucha por recuperar sus privilegios y tampoco es un secreto:

Cómo intentan apoyarse de la Cia es algo de lo que habla abiertamente el Dalai Lama en sus memorias.

Cómo la Cia usa movimientos secesionistas para minar el poder de los demás y hacerse estados títere lo hemos visto en Kosovo y otros lugares. En el caso de Tibet no se oculta y los vínculos de la Cia con Reporteros sin fronteras (Ong que promueve las campañas por la liberación de Tibet) hace tiempo que son conocidos de todos.

En fin, de todo esto ya tratamos en un post precedente, aquí intentábamos subrayar, en tanto que blog ateo, que apoyar la creación de una teocracia es una locura.

ツ Ðavid Ǿsorio dijo...

Predicador, encontré muy interesante tu artículo y espero que así encuentres este: http://bit.ly/er6gak

-D