miércoles, 15 de julio de 2009

Conan el bárbaro crucificado

Vimos hace poco cómo Conan descubrió la teología en la película de 1982, pero ese momento está lejos de ser el único con interés religioso:
Tomada directamente la novela de Robert E. Howard Nacerá una bruja, la escena en la que Conan es crucificado merece un comentario. Le encontramos a apunto de sucumbir, un buitre se posa sobre él, pero el bárbaro le mata con los dientes. La imagen de Conan en la cruz evoca, por supuesto, la de Jesús, pero también la de su prefiguración griega, Prometeo encadenado, paralelo subrayado aquí por la presencia del buitre.

Arbol de la muerte 1

Dos imágenes de ese momento en la película de 1982

Arbol de la muerte 2

Aquí pueden leer el relato original, la escena que nos ocupa la encontrarán al comienzo del capítulo II, la descripción es más violenta que en la película.

Prometeo de Gustave Moreau
Jesús y Prometeo pueden considerarse avatares del héroe que trae la luz divina a los hombres y es sacrificado por ello, como tan bien expresó Gustave Moreau con su característica habilidad iconográfica en la representación del japétida

Conan by SanjulianConan by Boris
Otros autores que han explorado ese pasaje del relato de Howard; Boris Vallejo (Portada de La espada salvaje de Conan n⁰5; imagen tomada del blog Paint & Brush que lleva el mismo ilustrador) y otra de Sanjulián, tomada de aquí

La coherencia mitológica y las fuentes exigirían que el ave de presa encargada de martirizar a Prometeo fuera un águila, ya que era el ave de Zeus, quien le condenaba al castigo, sin embargo, es muy frecuente en las representaciones gráficas encontrar en su lugar un buitre; esto ocurre porque este ave es uno de los animales psicopompos por excelencia, encargados de llevar el alma de los difuntos al otro mundo. Mientras que Jesús que «entrega su espíritu» (Juan 10, 18) voluntariamente, Conan rechaza que el psicopompo lo tome, oponiendo toda la fuerza de su voluntad ante la muerte; en la versión fílmica se subraya este paralelo crístico con un ritual de sanación (casi resurrección) ausente en el relato de Howard (la forma en la que escapa del suplicio es muy diferente en el texto) aunque también en este caso se pone de manifiesto la voluntad que se opone a la muerte, con la belicosa Valeria luchando a brazo partido contra los demonios.

El cristianismo valora el sufrimiento, el ascetismo y la muerte, Conan la voluntad, el hedonismo y la vida ¡Alcemos nuestra copa por Crom!

16 comentarios:

padawan dijo...

Como siempre, una reflexión muy interesante. Aunque esta escena es una de las que veo más flojas dentro de las andanzas de Conan: una simbología demasiado explícita, y, sabiendo que el cimmerio no va a morir, las páginas esperando su liberación se hacen un poco largas.

Muy agradecido por el link al blog de Boris Vallejo, es uno de mis ilustradores favoritos, ha puesto cara a muchos de mis héroes favoritos, y escenarios a sus aventuras. Un ilustrador clásico, de la era dorada de la espada y brujería.

AkaTsuko dijo...

Genial escena, y genial banda sonora la que acompaña al rescate de Conan en la película.

Tema que curiosamente se lla "Theology/Civilization" mmmmh...

Movimiento 31 dijo...

Me parece muy interesante la labor que se hace aquí en cuanto a dignificar películas que están sumidas en el más absoluto descrédito, como las de la saga de Conan el Bárbaro. Hay aquí en lo que señalas, parece, una pequeña muestra de sincretismo, fenómeno que afecta a cualquier religión y que siempre me ha encantado. Desmonta con facilidad ciertos infundios de las doctrinas que hoy existen.

Por otro lado, parece mentira, pero hacía tiempo que no releía el mito de Prometeo, que goza de mucha presencia en el ideario occidental. Ha sido empleado con frecuencia en la simbología mística-religiosa de todos los tiempos, incluso del siglo XX. He aquí un link hacia un soneto pétreo (1911) de los que al vasco Unamuno placían, en el que este mito está presente: http://es.wikisource.org/wiki/A_mi_buitre.

Por último, también brindo contigo, Predicador, que aún nadie en esta capilla lo ha hecho :p

¡Alcemos nuestra copa por Crom!

Ginebra dijo...

Es que Jesús era un dios y sabía que luego resucitaba y tal, y Conan casi que no lo tenía tan claro así que normal que luchara por no morir.

Valentín VN dijo...

Soy un fan de Conan y agradezco el análisis tan distinto del que me hubiera planteado del personaje.
No obstante, dudo que Howards fuese un persona marcada por la religión tantísimo como para hacer esos paralelismos. Su obra hunde sus raíces en los tradicionalismos americanos, como buen Tejano.La religión es un elemnto más, no algo central.
Sólo las religiones inventadas, que servían para hacernos ver las características y peculiaridades de los hombres que vivían la era de Conan, podían tener algo de interés para él.
Sí, es cierto que su padre era un hombre religioso, pero él, creo yo, estaba en otra onda.

Illuminatus dijo...

La película pone un énfasis en el aspecto religioso por el tratamiento que el guión tuvo en manos de Oliver "encocado" Stone y John "Paramilitar" Millius. Le dieron un énfasis que, en mi opinión, no está mal, aunque no aparezca en la obra de Howard.

El Conan literario no entra tanto en el tema religioso, por otra parte, por lo que ya se comentó sobre que la magia existe en la Era Hiboria y los dioses (y aún más los Primigenios a la Lovecraft, amigo, por lo menos epistolar, del tejano). Sin embargo, lo que si incluyó en sus historias Howard fue un sucinto anticlericalismo nietzscheano, ya que Conan, si tiene alguna afición particular, es la de saquear templos. Por demás, su archienemigo, Thoth-Amon, era un sacerdote-brujo adorador de Seth (y negro, nada casual).

Por cierto, se me olvidó mencionar que, según el propio Howard, Kull el Conquistador, propio de la era Atlante, es previo a Conan (esto aparece en un prólogo largo de la edición que tengo de las historias originales de Conan que detalla el mundo y su evolución y la visión del Darwinismo social que gastaba el tejano). Esto enlaza con Thulsa Doom y la película ya que, en el momento en que Conan escapa de los lobos y consigue la espada en la tumba oculta, se puede ver un sello enorme de piedra sobre el esqueleto "real" con un símbolo de una isla-montaña rodeada por olas. La idea sugerida es que Conan toma la espada de Kull de Atlantis.

drzito dijo...

Estupendo analisis. Gracias!

diego dijo...

Me sumo al brindis!! Muy interesantes y enriquecedores comentarios,gente. Solo queria agregar que el mito de Prometeo es tambien un canto a la vida, en la que el Titan se la juega por la humanidad sin pedirle a esta nada a cambio. Su cruento suplicio es consecuencia de sus actos y desde luego algo que el no pide ni desea. Nada de meas culpas!!

Alejandro dijo...

Salud!

Evil Preacher dijo...

El papel de esta escena es muy distinto en la película y en el relato, así como en el conjunto de la obra de Howard, tal como apuntas, Valentín. El comentario de Illuminatus nos aclara estupendamente esta diferencia en toda su amplitud, muchas gracias.
Lo cierto es que esta película está muy bien, Movimiento y es por cinefilia más que por nostalgia que la reivindicamos y su banda sonora está considerada como una de las mejores de la historia del cine; sin duda, Tsuko, el título de ese tema, que suena inmediatamente después a la charla teológica a la que hicimos referencia en el precedente post sobre Conan no es casual y en él se centra el post de Delirium que enlazamos entonces.

La verdad, Padawan, es que Boris no me emociona tanto como Frazetta y otros, me parece algo frío, sin embargo, es desde luego un clásico.

Ginebra, sospecho que tu comentario lleva algo de guasa, sin embargo esa cuestión se la tomaban muy en serio los gerifaltes de la Iglesia en los siglos III y IV, cuando las controversias crísticas hacían furor ¡menos mal que ya no tienen poderes fácticos!

Bienvenido, Dr. Zito, un placer verte por aquí.

Diego, gracias por subrayarlo; evidentemente el paganismo politeísta, y en particular el griego, es más sano que el sistema de culpabilidades que nos legó el monoteísmo semita.

¡Salud Alejandro! Aunque no debo abusar, que me parece que ya he terminado varios post con brindis.

padawan dijo...

hombre, es que Frazetta son palabras mayores!

perro. dijo...

Muy bueno!
De pequeño me gustaban muchos los comics de Conan, luego descubrí los libros y fue mejor aún, las mismas historias con mayor profundidad.
Y la película para mí es de culto. Cada tanto la miro como si fuera el primer día. Es más, justo hoy me acordé de ella porque estaban dando en el cable otra que desde chico me ha llamado mucho la atención EXCALIBUR. Una joya.

perro. dijo...

Y de más está decir que concuerdo con el análisis que haces Evil.
Conan pide "ayuda" a Dioses poderosos, que se corresponden con su forma de vida. Habría que ver la risa que le daría al simerio escuchar a un cura...

Gerardo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Evil Preacher dijo...

La ventaja que tienen los curas en comparación con los dioses es que sangran, luego pueden morir.
Estoy contigo, Perro, Excalibur es una obra maestra, enlaza con uno de los últimos post, ya que se basa en la estética prerrafaelita.

pachizo dijo...

La crucifixión de Conan, no fue invento de Millius, como ya se ha mencionado, es un pasaje tomado de los relatos de Howard; sin embargo, Millius sabe darle otro simbolismo. Al principio del relato, Conan escucha a su padre decirle que sólo puede confiar en su espada; antes de hacerle crucificar Tulsa Doom le revela el enigma del acero y le hace ver que el hombre sólo puede confiar en sí mismo. Cuando Conan se restablece, prueba su destreza con la espada y, al envainarla, contempla pensativo la mano que empuñó la espada, lo mismo hizo al culmninar la batalla de los montículos contra las huestes de Tulsa Doom: en un principio, levanta las espadas en señal de victoria, pero después, dirige su atención a su mano derecha, la mano que emplea para blandir la espada en combate... la observa reflexionando en el significado del enigma del acero que su padre espiritual le reveló antes de crucificarlo.
Para mi entender, entonces, la crucifixión de Conan no es una escena gratuita ni un intento cómodo de crear impacto recurriendo a íconos cristianos. La crucifixión es el paso necesario para que Conan renazca como un hombre libre de dar sentido a su vida, más allá de la venganza.