sábado, 3 de mayo de 2008

Tengwar y angerthas: aspectos gráficos

o «Los alfabetos de Tolkien (2)»
Las formas de escritura dependen en gran medida de los instrumentos con los que se ejecutan; tanto las herramientas como los soportes. Eso explica porqué los enanos se inclinaron por la adopción de las angerthas, o runas, ya que eran especialmente aptas para ser talladas en piedra.
Efectivamente, Tolkien se basó en el alfabeto usado en la antigüedad y la Edad Media por las lenguas germánicas (conocido como futhark en su versión escandinava y futhorc, en su versión anglosajona) que se han conservado especialmente grabadas en piedra. Sin embargo tienen diferencias gráficas bastante evidentes con las que vemos en Tolkien: si comparamos las inscripciones rúnicas históricas con las de la Tierra Media, enseguida notamos que en las primeras el pautado es más irregular que en Tolkien, también el módulo, el diseño y la caja es más regular en Tolkien, lo que da un aspecto general más normalizado a las inscripciones enanas que a las vikingas o anglosajonas, aunque estas se inscriban entre lineas o renglones. Comparen la inscripción de la de la tumba de Balin, de la Cámara de Mazarbul, en Moria, que data de 2994 T.E. con la de la piedra de Rök, en Östergötland, Suecia, datada en torno al año 800:














La foto de la Piedra de Rök está tomada de la Wikipedia
Las tendencias clásicas son exageradas aún más en la película de Peter Jackson, en la que la lápida adquiere características típicas de la capital monumental romana:

Tanto los enanos como los pueblos germánicos no usaron sólo material escritorio duro: en sus versiones librarias los caracteres adquirían un aspecto diferente, es de suponer que las formas enanas llegarían a cierta cursivización, como vemos en la película: comparemos el texto de mapa de Thror, sólo unos siglos anterior a la lápida que acabamos de ver y, por lo tanto, de finales de la Tercera Edad, con el Codex Runicus, del año 1300.


















El detalle del mapa de Thror es un escaneo del ejemplar que aparece en El Hobbit al que he añadido colores y texturas, según la descripción de Tolkien. La imagen del Codex Runicus procede de la Wikipedia

En El Hobbit, en la ilustración de la sobrecubierta, Tolkien encierra sus runas enanas en renglones, aunque parecen cumplir una función meramente ornamental. El original se conserva en la biblioteca Bodleiana de Oxford

En el manuscrito que narra la caída de Moira las últimas páginas están en rúnico: el escriba, apremiado por la llegada del enemigo, tendería a cursivizar cada vez más la letra, hasta que renuncia a las runas por las tengwar, de trazo más fluído, al aceptar nexos, así lo interpretan en la película de Jackson:

En el mismo manuscrito, unas páginas antes, vemos letras tengwar y runas cursivizadas; toman inclinación a la derecha, pero no nexos

De las tengwar nos dice Tolkien que se solían trazar con pluma o pincel y lo cierto es que presentan formas de lo más variadas. Las más frecuentes se asemejan a las unciales y a las minúsculas librarias altomedievales. Estos tipos de escritura podrían hacerse con cálamo o con pluma, que permite más fácilmente los trazos redondos, siempre que el corte no sea muy biselado, ya que eso daría ángulos que la aproximaría a la letra gótica.















Una tipografía habitual tengwar, tomada de aquí. A la derecha, unciales comparadas a sus equivalentes minúsculas librarias altomedievales, tomado de aquí

Las tengwar se utilizan también en orfebrería, como en la inscripción del Anillo Único e inscripciones en piedra, como las puertas de Moira. Tolkien lo tiene en cuenta y varía la forma gráfica:

En realidad admiten muchos tipos soporte y caligrafía, nexos, adornos, etc. mientras se mantengan los rasgos distintivos que, como vimos en el post precedente, era necesario que el lector identificase. Si no tenemos ejemplos más variados es, sin duda, porque la longevidad secular de muchos de los usuarios de estos sistemas de escritura jugaba un papel conservador en la evolución de las formas gráficas. También hay que tener en cuenta que si en la historia de la escritura se van hallando nuevos soportes y herramientas -como el paso del papiro al pergamino o del cálamo a la pluma, de mayor sofisticación técnica- en la Tierra Media el cambio es regresivo, ya que casi toda sabiduría y técnica procede de los días antiguos, de los Valar (dioses) y de los elfos inmortales y se va degradando a medida que estas razas van abandonando la Tierra Media. El fin de la Tercera Edad representa el fin definitivo de esa era mítica y el comienzo de la época de los hombres, en la que su ingenio posibilitará la innovación, hasta entonces tímida.

13 comentarios:

Äriastóteles Platónico dijo...

Magnífico resumen de inventiva, una clara lección de caligrafía. Un repaso por estilos y por cajas, que nos hacen ver que las fuentes de las letras están en los materiales, y las fuentes del lenguaje están en el procedimiento. La fuente de los caracteres es su tipo, y el carácter de la fuente está en el ingenio. Y el sello: ágil, cursivo, grave: monumental.
Saludos cordiales

/amukeke/ dijo...

Un post imprescindible para cualquier aficionado al universo de Tolkien.

Ud. ha dicho refiriéndose a los hombres que habitaban la Tierra Media que "su ingenio posibilitará la innovación, hasta entonces tímida". Yo pienso que dicha innovación no proviene del ingenio, sino de la corrupción de la herencia que dejaron las anteriores razas que habitaron la Tierra Media.

Por último tengo que decirle sr Evil, que su blog es como el vino tinto. Cada dia me gusta más.

Evil Preacher dijo...

Gracias a ambos, celebro que les haya gustado.
No sé cómo será la historia de la cuarta edad ni hasta qué punto desaparecerán las enseñanzas de los Valar y los elfos ni si los restos de éstas fermentarían como el humus para fertilizar el progreso de los hombres. La innovación más señalada que procede de razas jóvenes no es de los hombres, sino de los hobbits, cuyo hábito de fumar sería copiado por los enanos, los montaraces del Norte y aun por los magos.
Algunos han relacionado esta hierba de pipa con alguna especie nicotiana, pero dado que esa familia era desconocida en el viejo mundo, me inclino personalmente por alguna variedad cannabinoide.

aigam dijo...

Impresionante, no solo en la descripción, si no el como consigue mantenerse en el canon oficial a lo largo de todo el post, algo tan necesario como dificil.

Malena dijo...

Afortunadamente los Valar no lograron hacer una imprenta, porque se hubiesen condenado a lo mismo que nos condenó Gutemberg con su genial invento: a no poder experimentar nunca más otra evolución del alfabeto.
Muy lindos y completos estos dos artículos de Tolkien. Veo que te interesa más el aspecto escrito de las lenguas tolkieneanas, pero saliendo de eso me encantaría ver lo que podés escribir sobre, por ejemplo, el éntico (siempre fue mi favorito, después del quenya por si similitud con el griego y latín)

Te dejo un saludo y me voy a leer con un poco más de atención el resto de tu blog. ¡Todavía no encuentro una entrada que hable de pulpos! O mi inteligencia está en franca decadencia y no puedo encontrar lo obvio, o utilizaste una muy turbia (y efectiva) estrategia de marketing para que yo entrara.

Illuminatus dijo...

Predicador, hubieses disfrutado profundamente con la exposición que ví en Semana Santa en la Biblioteca Laurenciana (en Florencia, claro) sobre el libro y su evolución y las explicaciones sobre los diferentes tipos de latín, griego, godo y lenguas germánicas (estamos hablando de libros en cualquier formato, claro, no de inscripciones sobre roca ni monumentos donde la cosa cambiaría) y, además, árabe (claro que esto para el ojo no familiarizado era más bien jodido de entender).

Lo cierto es que si bien el avance de la imprenta ha limitado los tipos y formas de escritura, ha proporcionado unas formas más eficientes de transmisión de la información y no ha acabado con la creatividad, puesto que hoy se pueden contabilizar cientos, sino miles, de tipos disponibles para impresión en formatos Truetype. Además, creo que ha reforzado el valor de la escritura manuscrita limpia, clara y elegante como signo de educación, detallismo y crecimiento personal.

Evil Preacher dijo...

Bienvenida, Malena. Efectivamente era todo un malvado plan del malvado predicador no poner los enlaces directamente a los post que te interesan para hacértelos buscar. Pero no tan malvado como para haberte engañado, los post existen y, para facilitarte la vida, he creado en tu honor un nuevo tag: Tentáculos a través del cual podrás acceder a todos los post en los que habla de cerca o de lejos de cefalópodos, cnidarios, chtulhus o cualquier tipo de tentaculado.
En cuanto a la sección Dominus Dei, consiste en preguntas que son contestadas al cabo de siete días. La pregunta sobre el Santo Prepucio está en la edición IV y su respuesta en la V.

Espero que haya merecido la pena venir; la trampa era por una buena causa, porque si me alegro en mi corazón de compartir con los parroquianos que honran con su fidelidad esta casa, más alegría hay en el Cielo por el ingreso de una oveja descarriada.

Acabaré la trilogía sobre las escrituras de Tolkien en una entrada próxima sin hablar del éntico: creo que sería necesario en ese caso un profundo estudio anatómico de su muy particular aparato fonador.
Si los Valar hubieran tenido imprenta, a demás de hablar de caligrafía tendríamos que hacerlo de tipografía. Tal como dice Iluminatus no hubiera acabado con la creatividad, aunque sí cambiado la faz de la Tierra Media.

Florencia es una asignatura que tengo pendiente desde hace mucho. Hace años que un amigo mío vive allí y todavía no le he visitado, pero todo se andará si no se rompe la vara. La exposición tenía muy buena pinta, me hubiera encantado fijo.

Evil Preacher dijo...

Gracias, Aigam, como decía a propósito de la teología holmesiana cada vez que uno se aparta del canon es una derrota.

Ginebra dijo...

Hombre, gracias, ahora ya sé qué parte del anillo va hacia arriba y cuál hacia abajo, que llevo meses llevándolo con las letras al revés.

Evil Preacher dijo...

No es extraño, sobre todo teniendo en cuenta que en ocasiones, y una de ellas es el Único, se puede encontrar este alfabeto escrito de derecha a izquierda.

Montse Akane dijo...

Mi hermano es tan fan de Tolkien y su mundo, que hasta aprendió a escribir de memoria palabras con runas y traducir...

Besines.

Malena dijo...

Estoy completamente enternecida. ¡Un tag en mi honor! ¡Y encima incluye tentáculos! No pude evitar notar algo de la fascinación por lo japonés, así que cuando tengas ganas te mando mi foto haciendo cosplay de tentacle-rape (bueno, en realidad es solo un uniforme colegiala con un tentáculo, pero la intención está). Lo del Santo Prepucio lo pude encontrar sola :) De todos modos mi papá me conminó a no hablar más del tema so pena de excomunión. (De todos modos voy a hurgar en cuanta biblioteca académica tenga cerca a ver si puedo conseguir el texto de Alliatus.)

Te dejo un saludo


PD: Ah, y algo más: impresionantes todas las entradas sobre piratas. Las leí con muchísimo placer. Ovación de pie por ellas.

Evil Preacher dijo...

Montse, conmínale, pues a leer mi trilogía y me dices si le gusta :)
Un beso

Encantado de que hayas disfrutado mi blog, Malena. A mí me ha gustado también el tuyo y espero impaciente más entradas de la sección bíblica; esa actitud divertida, de interes por las fuentes y de asombro porque haya gente que se crea esas historias y basen sus ideales en ellas me encanta y es la misma que pretende mi sección Dóminus Dei; ahora estoy preparando un post sobre una aventura del profeta Daniel como precedente de las novelas de detectives.

También espero con impaciencia la foto, que por la descripción permite muchas fantasías; muchas más que una en traje de primera excomunión ¡dónde va a parar! :)

Leo por ahí que los anillos de Saturno miden derca de 1000000 de km y es que en verdad grande, grande, grande es el Señor.

Un saludo