sábado, 7 de julio de 2007

Dominus Dei XII: respuesta

La Iglesia, como es sabido, se ha opuesto tradicionalmente a la práctica de la masturbación, pero cuando lo hace es sin apoyo del texto bíblico, que no se pronuncia sobre el particular. Es notable que la menos verosímil de las opciones propuestas en el cuestionario del domingo pasado, aunque votada por algunos parroquianos con buen humor, es la de «Jesús la recomienda vivamente como método de autoconocimiento», sabemos que la Iglesia nunca propondría tal cosa; por ello es interesante señalar que se trata justamente de la única defendible desde el punto de vista de la sensatez. Es bueno masturbarse por el placer que procura y por el conocimiento que se adquiere de las propias reacciones; experiencia que servirá para mejorar las relaciones con otras personas.

¿Cuál es la postura de la Biblia frente a la masturbación?

La referente a Onán es, como es lógico, la más votada, ya que tradicionalmente se ha asociado este personaje con la masturbación. Incluso se considera la palabra «onanismo» como sinónimo de masturbación. Sin embargo, si seguimos el relato bíblico, lo que practicaba este personaje era el coitus interruptus o «marcha atrás». En el fragmento en cuestión (capítulo 38 del Génesis) Er, el hermano mayor de Onán, acababa de morir... bueno no se murió solo, en realidad «fue malo a los ojos del Señor y lo mató el Señor» por lo que nuestro héroe estaba obligado por cierta ley a engendrar hijos en su cuñada que, en virtud des dicha ley, serían la descendencia de su difunto hermano: «Y sabiendo Onán que la simiente no había de ser suya, sucedía que cuando entraba a la mujer de su hermano vertía en tierra, por no dar simiente a su hermano9. Y desagradó en ojos de Jehová lo que hacía, y también quitó a él la vida10

Tamar y Judá por Rubens.
Al final fue el suegro el que tuvo que acabar el trabajo
«
No sabía que era ella, la confundí con una puta»,
declararía más tarde (en serio).
Tuvimos suerte, porque de esta unión
nació el linaje de Jesús, nuestro Salvador, según Mateo 1, 3.


Está práctica, conocida como el levirato, se registra como ley en el Deuteronomio 25, 5-10. El pobre Onán no debió arriesgarse a enfurecer así al Señor, después de ver lo que le había pasado a su hermano y, sobre todo, teniendo en cuenta que el castigo si se negaba a ejercer el levirato consistía (previa denuncia por la cuñada ante los ancianos) en que ésta escupiese al infractor en la cara (¡en presencia de dichos ancianos!), le quitara la sandalia del pie (en serio) y algunos insultos. Igual esto era muy grave en esa sociedad, pero seguramente sería preferible a que Dios te matara.

Sin duda estas costumbres de andar copulando con tu cuñada y andar quitando sandalias tenían sentido en una sociedad de pastores de cabras de los desiertos de hace varios miles de años y el texto tiene gran interés antropológico. No podemos dejar de asombrarnos de que haya gente hoy en día que pretenda seguir rigiéndose por él.

¿De dónde viene entonces la confusión con la masturbación? Pues si en una lectura sana del texto podemos pensar que Onán fue castigado por la mezquindad de no querer dar descendencia a su hermano, los doctores de la Iglesia pensaron que era porque todo semen es sagrado: da igual que lo eches por tierra, como Onán, que lo desheches en una masturbación o lo atrapes en un preservativo; todo eso es el mismo terrible pecado. Quienes mejor han tratado este asunto teológico han sido, sin duda, los Monty Python:

De El sentido de la vida
Subtitulado y tutubeado originalmente por Eleberr

Estimados parroquianos, disfruten.

10 comentarios:

atilio dijo...

De todas las letras, esta L, es la mejor.
Muy buena ilustracion del tema del post.

Evil Preacher dijo...

Gracias Atilio; estoy contento con ella, pero la verdad es que mi favorita sigue siendo la "M" de la entrada sobre el sexo de los curas. Estoy seguro que muchos parroquianos entendioron la mala intención con la que iba.

atilio dijo...

Debo ser honesto y aclarar que me referia a la japonesa...
Para mi tu mejor trabajo fue con la lechera de Vermeer.

NtmeC dijo...

Bonito blog, tanto en contenido como estéticamente. Algunos me aseguran que si renovase el aspecto externo de mi blog ganaría más visitas, pero como bien dice un colega: su blog es como el dueño, cutrísimo pero ahí reside el encanto. Que vengo a decir que el diseño me encanta. Dadme clases de bloguear o algo.

Centrándome en el post, yo también coincido en decir que el argumento esgrimido mayoritariamente por la Iglesia Católica en contra de la masturbación se fundamenta en el pasaje del Antiguo Testamento que has señalado, si bien hasta ahora no me había dado cuenta de que como bien dices, el consabido Onán realmente no se hacía pajas, sino que recurría al coito interruptus.

Uno, que pasó 12 años de su vida en un colegio de curas (salesianos, para más inri), se alegra de encontrar artículos de la índole del que aquí nos presentas. Estupendástico el sketch de los Python, si bien la manía de ver El Sentido de la Vida en inglés con subtitulos en castellano ha conseguido que me chirríe un poco el doblaje. Pero vamos, que gilipollás aparte, te enlazo en mi blog si no te importa.

Evil Preacher dijo...

Bienvenido NtmeC. Gracias por tus buenas críticas y mil más por el enlace.
No te lo vas a creer, pero he estado esta misma tarde en tu blog (a través de un comentario tuyo en el blog de Deikakushu, creo recordar)y he pensado exactamente eso a propósito de la presentación. Eso sí, aunque no tenido tiempo para leerlo con el vistazo que he echado ha ido directo a favoritos. Hasta pronto.

Evil Preacher dijo...

Lo había entendido, Atiio, hablábamos de las letras capitulares. Pero vuelvo a mostrar desacuerdo, de las chapuzas con photoshop que he publicado en el blog la que más me gusta es el avatar del predicador.

Deikakushu dijo...

Es curioso el hecho de que todo semen sea sagrado, y su vertido no práctico sea justamente pagado con la vida. Si asumimos que los mas castos entre los hombres, que son sin duda los sacerdotes (de la religión cristiana, por descontado) ni se masturban, ni tienen relación sexual alguna (como todos sabemos), debemos suponer que serán superhombres exentos por la divinidad del fenómeno que conocemos como "poluciones nocturnas". Porque, a lo que voy, es que si yo me paso una semana sin eyacular (me imagino que será una semana, no lo he comprobado...), por la mañana amanezco muerto, pues mi sagrado semen se habrá vertido sobre las sábanas y habré sido fulminado justamente. Sin duda la única forma de evitar esto es la propuesta por los Monty Python, lo que me extraña es que la media de hijos en España es de 1,35, ¿como es posible?¿Estará descuidando dios sus labores? Si es que no puede ser...
Gran post Preacher

Evil Preacher dijo...

Gracias Deikakushu. Aguda observación; proponer como ideal moral algo antinatural, doloroso, insalubre e imposible, sólo puede llevar al sentimiento de culpa y la hipocresía.

Fernando G. Toledo dijo...

Vaya, Predicador: reconozco que hacía mucho que no pasaba por aquí. Qué bueno has dejado el blog. ¡Felicitaciones! Y no sólo en estética, sino en los contenidos: me dan ganas de leerlos todos. Por ahora me he leído los posts sobre la masturbación. Así que no me pidás, por favor, que te dé una mano... Por ahora, aquí acabo...

Evil Preacher dijo...

Gracias, encantado de que te guste, sabes que valoro tu criterio.