viernes, 20 de julio de 2007

Terramar

l ciclo de Terramar es una cumbre de la literatura de fantasía que debemos a la pluma de Ursula K. le Guin; en esta ocasión nos ocuparemos de la adaptación libre al cine de la tercera novela de la serie, La costa más lejana, a cargo del equipo del estudio Ghibli, por primera vez bajo la dirección de Goro Miyazaki, hijo, como saben, del único y genial.

Cuentos de Terramar (ゲド戦記, Gedo Senki, 2006) es visualmente sobria, en relación al barroquismo de los animé actuales. A pesar de los espectaculares y decadentes escenarios urbanos, predominan los paisajes campestres y solitarios. La explosiva escena de desenlace típica del género es bastante comedida, ya que no se destruye más que un torreón, en lugar de todo un castillo o una ciudad como es costumbre.
Momento Heidi

Los referentes iconográficos son los habituales en las películas del estudio, con una interesante novedad; hay constantes referencias a clásicos del arte occidental; por supuesto, estimados parroquianos, vamos a divertirnos identificando algunos de ellos:
Hay múltiples referencias al arte bizantino; en los mosaicos del palacio de Enlad, de los que pueden ver un ejemplo en la letra capitular de esta entrada (es más evidente todavía en los que representan personas) pero también en la arquitectura, como en la construcción que pueden ver en la ilustración, similar a santa Sofía de Constantinopla:





 También es comparable este paisaje a ciertos cuadros de Caspar David Friedrich:






El puerto de Hort Town recuerda a las ruinas de Turner o a la vista de Cartago que imaginó :






Los interiores del castillo de la malvada bruja Arácnida son exactamente iguales que las Cárceles infernales de Piranesi:








La imagen de la derecha está tomada de la adaptción manga,
en la película se ven muchos más planos-homenaje a Piranesi.

Esta enumeración no es exhaustiva, de manera que ya ven ustedes el interesante ejercio que nos propone esta película. Otras alegrías para el espectador son; cierta inocencia en la narración, los ya mencionados bellos escenarios urbanos y la banda sonora, en la que colabora Carlos Nuñez a la gaita y a la ocarina y también Aoi Teshima con su voz fascinante:

TERU NO UTA

Yuuyami semaru kumo no ue
Itsumo ichiwa de tonde iru
Taka wa kitto kanashi karou
Oto mo todaeta kaze no naka
Sora wo tsukanda sono tsubasa
Yasumeru koto wa deki nakute

Kokoro wo nani ni tatoe you
Taka no you na kono kokoro
Kokoro wo nani ni tatoe you
Sora wo mau yo na kanashi sa wo

Ame no sobo furui wakage ni
Itsumo chiisaku saite iru
Hana wa kitto setsuna karou
Iro mo kasunda ame no naka
Usu momo-iro no hanabira wo
Medete kureru te mo nakute

Kokoro wo nani ni tatoe you
Hana no you na kono kokoro
Kokoro wo nani ni tatoe you
Ame ni utareru setsuna sa wo

Hitokage taeta no no michi wo
Watashi totomo ni ayunderu
Anata mo kitto samishi karou
Mushi no sasayaku kusahara wo
Tomo ni michiyuku hito dakedo
Taete mono iu koto mo naku

Kokoro wo nani ni tatoe you
Hitori michiyuku kono kokoro
Kokoro wo nani ni tatoe you
Hitoribocchi no samishi sa wo.


Traducción basada en la versión francesa de la adaptación a historieta:

[Al acercarse la noche
un gavilán planea sobre las nubes
su vuelo solitario está lleno de tristeza
y en un viento silencioso sus alas surcan el cielo
sin descanso, sin tregua.
No hay palabra para decir lo que siente el gavilán,
baila su tristeza en el cielo.
Cuando tomes conmigo este camino desierto
donde sólo murmuran los insectos de la pradera
sé que tu corazón se llenará de tristeza
y aunque caminemos juntos, tú permaneces en el silencio,
sin decir palabra.
¿Cómo poder entoces describir el sentimiento
de aquel que parece hacer sólo este camino?]


Sin embargo, a pesar de todo esto, algunas debilidades en el argumento lastran la película. Todos los grandes temas que se plantean quedan sin resolver, salvo el castigo de la bruja: ¿qué ocurre con el desequilibrio del mundo? ¿era, acaso, Arácnida la causa? ¿Qué pasa con la anunciada fusión de Arren con su sombra? ¿Tiene alguna relación con la expiación de su crimen? ¿Alguna pista sobre la verdadera naturaleza de Therru? Por otra parte la moraleja (porque hay una) se enuncia de manera muy explícita en un momento de la acción y desde entonces no hace más que repetirse y subrayarse por si no nos habíamos enterado, haciendo que desaparezca el elemento lírico y evocador propio de los cuentos tradicionales (y de Ghibli) y acercándolo más a la fábula moralista o los folletos de instrucciones. Se podía haber aprovechado ese metraje para dar salida a los cabos sueltos.

Con todo, es un agradable momento de cine mientras esperamos Ponyo on a Cliff.

8 comentarios:

atilio dijo...

La cancion, la voz y tu traduccion son muy bellas.
¿Cómo describir el sentimiento
de hacer sólo este camino? Muy Zen.

Joaquín Rosado Martel dijo...

Mola mucho!

Y en general tu blog, me gusta mucho


pasare por el mio cuando quieras


saludos

Illuminatus dijo...

Esas imágenes de Piranesi me recuerdan Blame!, de Tsutomu Nihei (sólo que este último lo hacía más a lo bestia).

La película tiene buena pinta y la verdad es que con lo que me he despegado últimamente del Anime (madurar y ganar criterio es lo que tiene) no me vendría mal ver algunas cosas respetables de Miyazaki, vaya.

Por cierto, ¿sabe algo de fotografía HDR? Mire un poco por ahí, a mí me ha abierto los ojos a un nuevo mundo y me ha dado ganas de comprarme una cámara.

Montse Akane dijo...

¡Plas! ¡Plas! ¡Un aplauso!... un estupendo análisis de la película... me han encantado las referencias pictóricas y arquitectónicas... cuando vea el largometraje estaré atenta a todos estos detalles...

¡Qué ganas de verla! ^_^

Un beso, Sr. Predicador.

Evil Preacher dijo...

Atilio: A mí me habían llamado la atención los sonidos, que me parecen algo primitivos y chamánicos; muy en consonancia con los paisajes y el mensaje de la película y lejos de la sofisticación palaciega que atribuímos comunmente a lo japonés. Se me había escapado el aire zen; es cierto, ese verso tiene algo de koan.

Joaquín Rosado Martel Gracias, si bien he de admitir que, desconfiadamente, tu comentario me pareció en un principio uno de esos de publicidad viral para promocionar tu página; en todo caso, aunque así hubiera sido, te lo agradezco porque tu página merece la pena, me encantan los monstruos; próximamente abriré una sección sobre el particular.

Illuminatus Pues no tengo más que una vaga idea de la fotografía HDR (me enteré de que existía a través de Crazy Japan) pero tengo la impresión de que, modestamente, ya la había practicado sin saberlo; por ejemplo: un día hice dos fotos de lo mismo con exposiciones diferentes, porque abajo estaban mis padres y arriba una bóveda gótica y era imposible que las dos partes se vieran bien con la misma exposición: luego monté ambas con Photoshop para hacer una sola foto bien iluminada por todas partes. Creo que grosso modo consiste en eso, aunque se suelen usar muchas más tomas. En realidad este tipo de montajes se hacía ya cuando la fotografía era química y argéntica, pero las posibilidades eran muy limitadas, a parte de ser un coñazo y requerir largas horas de laboratorio.

Montse, no te esperes demasiado, no te vaya a decepcionar, ya te digo que, a pesar de los aspectos interesantes que señalo, tiene también puntos débiles. Un beso.

manusaurio dijo...

El melocotôn, Predicador? ;)
Me parece a mî que la imagen del primer edificio recuerda mâs a la Santa Sofîa de İstanbul que a la de Constantinopla; por las cuatro torres que remedan los minaretes. de êpoca otomana, vaya! A no ser que adoptes la manera de hablar del nacionalismo griego, a la espera de la rehelenizaciôn de la zona!

Evil Preacher dijo...

Da gusto tener parroquianos que hilen tan fino: me lo planteé cuando busqué la vista de Santa Sofía que ofreciese el ángulo más adecuado que era, justamente, un grabado sin minaretes; pero preferí una actual por las torres que tiene la de la película; guardé, sin embargo, el nombre de Constantinópoli. He tenido varias amigas griegas (que, por supuesto, se ofendían si llamabas a esa ciudad Estambul) y ha sido una especie de guiño sentimental.
No creo ofender a nadie llamándola Bizancio o aun Mikligarthr.

Luis Ricardo dijo...

La animación japonesa es un arte muy aparte. Y esta en particular es sensacional.