sábado, 28 de julio de 2007

De dioses y monstruos

«To a new World of Gods and Monsters. Ha, ha.
The creation of life is enthralling, distinctly enthralling, is it not?»
Doctor Pretorius en La novia de Frankenstein, 1935

trabajo, por fin, en algo real, no virtual, en contacto, literalmente, con la tierra. Durante mi estancia playera he creado varias esculturas de arena. A estas horas hace tiempo que se disgregaron y esparcieron ¡oh arte efímero y deleznable! pero he aquí el vestigio de su existencia:


El primer flan de lo que llegaría a ser un dragón, las humildes herramientas con las que contábamos y los últimos retoques de la última escultura.


Plano general del dragón y detalle del cuarto trasero izquierdo


Ídolo de algún culto infame

Mi hermana me ayudaba al principio a pulir los acabados, hasta que descubrió que se la daba estupendamente la escultura de arena y su colaboración fue preciosa. El primer dragón no lo acabamos tanto como quisimos, nos alcanzó el ocaso, de modo que he subido fotos del segundo, que nos llevó unas dos horas. Un par de días más tarde hicimos un ídolo de algún culto infame, con elementos de batracio, pinzas de crustáceo y tentáculos. Nos llevó unas tres horas.
Fue muy emocionante ver, al amanecer del día siguiente, cómo la máquina que limpia la playa destruía nuestra criatura.

Ps: a mi regreso respondí los comentarios de las dos entradas publicadas durante mi ausencia.

12 comentarios:

atilio dijo...

En el invierno te quiero ver hacer lo mismo con la nieve!
Tu presencia estoica mientras las maquinas destruían tu creación me hizo recordar a los Mandalas tibetanos...

Illuminatus dijo...

Iä! Iä! Wag nagl ftagn Cthulhu!

Evil Preacher dijo...

Atilio, sospecho que la nieve tiene grades posibilidades, pero no soporto el frío. La verdad que tanto trabajo para algo tan efímero te enseña el desapego.

Illuminatus Cthulhu ftagn! Ia! Ia! Mglui naflftagn Dagon e Y'ha-nthlei! Ia! Ia! Y'ha-nthlei!!

FRANCO dijo...

Tremendos monstruos. Deben haber costado mucho trabajo... pero valió la pena.
Bonito blog.

Saludos.

El Vengador Tóxico dijo...

Oño, ¿dónde está esa playa? ¿¿¿En Rlyeh???

BUDOKAN dijo...

Espectacular monstruo de arena el que nos muestras. Es la primera vez que entro al blog y está más que interesante. Saludos!

Deikakushu dijo...

Hola, Preacher, espero que hayas ten�do buenas vacaciones. Sigues sorprendi�ndome, osea que tambi�n escultura en arena? V�ya m�quina que est�s hecho. Y s� tambi�n pens� en Cthulhu en cuanto lo v�. Me alegra que est�s de vuelta.

Montse Akane dijo...

Unos monstruos absolutamente "bellos" me han encantado... especialmente el que tiene tantas patas como el amigo Calamardo.

Moldear arena es muy divertido... yo también me pasaba las horas muertas moldeando cocodrilos, tortugas, dragones e incluso elefantes cuando iba a la playa... y me lo pasaba pipa :-)

Besillos.

Espero que lo hayas pasado genial en tus vacaciones.

Evil Preacher dijo...

Gracias y bienvenidos Franco y Budokan.
Vengador: En la playa de Racó de la mar, Cthulhu, muerto, espera soñando.
Gracias también por vuestros ánimos, Deikakushu y Montse, la verdad es que han sido unas vacaciones muy reparadoras. Hacía media vida (casi exactamente) que no me ponía a hacer figuras de arena (también hice una tortuga entonces y un dragón y una sirena) me daba un poco de vergüenza comprar un cubo y una pala :p
Tengo más proyectos, pero deberán esperar hasta otra visita playera.

Francisco D. Marra dijo...

Escribir también es como crear seres de barro y darles vida... ¡Qué decir de la espantable y atormentadora página en blanco! Y qué decir también de aquel inestimable hallazgo de J. L. Borges, parido hacia 1929 por el poeta W. B. Yeats en su The winding stair. La cita consignada a modo de exegético y catafórico subtítulo por el escritor bonaerense en su celebradísimo cuento y excusa de cátedra nacionalista de la Universidad de Buenos Aires "Biografía de Tadeo Isidoro Cruz (1829-1874)", reza de la siguiente forma: "I'm looking for the face I had before de world was made". El profano en lenguas bárbaras debe saber la traslación: "Busco el rostro que tenía antes de ser creado el mundo". Me resulta reconfortante que la multitonal prosa no deje de aludir a conceptos religiosos, como los ídolos, la creación, el barro inanimado, la carne animada, el bucle infinito creación-destrucción, los ídolos borrados a sangre y fuego, los cálices profanados en el templo por panteras, lo efímero, lo contingente, lo necesario, lo único y lo trinitario; y el humor, el último de los atributos divinos, silenciado antaño a golpe de espada, fuego, cruces, priores, cardenales, obispos y papas. Una vez más te digo: no dejes de defraudarnos, ingenioso creador, predicador y malvado compañero en esta singladura y larga que es la puta vida.

Fran. D. Marra dijo...

No dejes de encandilarnos, perdón!
Un saludo

Evil Preacher dijo...

Gracias Francisco por tu inspirado comentario. Efectivamente toda creación es efímera. En cuanto al tormento de la página en blanco, pareces estar inmunizado :p