viernes, 22 de junio de 2007

Colombo 1: estructura

ace algún tiempo, a propósito de Doraemon, hablamos de las series de estructura fija. Hoy vamos a estudiar la de Colombo. Hemos escogido el segundo capítulo de la tercera temporada Tormenta en cualquier viejo puerto por tres razones; es un capítulo canónico (se adapta a la estructura más general de los capítulos de la serie: casi todos lo hacen) es el favorito de este servidor de ustedes y se cuenta entre los favoritos en diversas listas de diferentes clubes de aficionados disponibles en la red (como ésta o ésta), así como del propio Peter Falk.

Los capítulos se dividen en dos partes: antes y después de que aparezca Colombo:

Antes de Colombo:
-Se ponen en escena los personajes; la víctima y el asesino: (o asesinos en algunos casos) y se describe su entorno; siempre pertenecen a la clase alta de Los Ángeles.
En el capítulo que hemos tomado como ejemplo éstos son:
Adrian Carsini (Donald Pleasence) dueño de un pequeña bodega especializada en vinos de gran calidad pero poco rentables. Orgulloso de su tradición familiar y verdadero amante del vino.
Rick Carsini: medio hermano de Adrian y propietario de los viñedos. Rick es un playboy derrochador y deportista que pretende sentar cabeza tras su próxima boda. Su falta de sensibilidad le lleva a confundir la búsqueda de la excelencia de su hermano con esnobismo.
Se presentan de modo que Adrian resulte más simpático para el espectador que su hermano; el asesino simpático es una originalidad de algunos capítulos de esta serie.

-Se plantea el móvil: siempre acorde con la condición social de los personajes; hacer callar a una amante, venganza, eliminar un rival, etc.
Aquí, Rick ha decido vender las tierras a otra bodega para disponer de capital para su vida matrimonial.

Intentar despojar a su hermano de lo que más ama fue su último error.

-Planificación, asesinato y ocultación de pruebas: suele tener aspecto de ser un crimen perfecto con coartadas inatacables.
Cuando Adrian se entera del plan de su hermano monta en cólera y acaba golpeándolo en la cabeza dejándole sin sentido (no hay planificación previa en este ejemplo). Tras terminar una degustación que había comenzado antes con unos amigos y hacer marchar a su secretaria, ata a su hermano y le abandona en la bodega herméticamente cerrada tomando la precaución de cortar la ventilación eléctrica. Adrian va a Nueva York una semana para una subasta de vinos, de esta manera, el asesino estaba en Nueva York el día de la muerte. A su regreso viste el cadáver de su hermano con su equipo de submarinista y le echa al mar para simular un accidente de buceo (bastante verosímil, ya que se trataba de asfixia y no de ahogamiento, aunque una autopsia revelaría algunas diferencias entre una asfixia en tierra y una en mar, como explica Shora en los comentarios de un post sobre el particular).

Después de Colombo:
Colombo entra en escena: suele llegar a la escena del crimen, donde ya los policías de uniforme están trabajando. Aquí, sin embargo, es alertado previamente por la prometida de Rick, inquieta por su desaparición. Posteriormente llega a la costa donde se encuentra y se identifica el cadáver.

Las pistas: el teniente se fija en pequeños detalles que posteriormente se revelarán capitales, pero de momento se mantiene discreto. En este caso le parece que algo no encaja en el descapotable de Rick.

¿Un hombre que adora su coche dejaría la capota bajada?

Primeras conclusiones de la policía: al principio concuerdan con los planes del asesino; aquí, efectivamente, la policía concluye en un primer momento que Rick había perdido el conocimiento mientras buceaba golpeándose con una roca y que murió por asfixia cuando el oxígeno de las botellas se agotó.

Contacto con el asesino: Colombo se pega al asesino y ya no le deja tranquilo en el resto del capítulo. En éste se aprovecha para mostrar diferentes aspectos del funcionamiento de una bodega hasta que da con Carsini en el laboratorio.

Investigación: consiste en persistentes interrogatorios al asesino (cuando parece que ya va a acabar siempre hay «sólo una cosa más»). También a veces comparte Colombo sus reflexiones con terceros personajes (un policía, un camarero, etc.). También puede acudir a especialistas para informarse de algún asunto técnico (aquí va a una vinería para aprender a degustar). En ocasiones el teniente traba amistad con el asesino, lo cual tiene interesantes consecuencias desde el punto de vista moral y social de las que quizá nos ocupemos algún día. El capítulo que nos ocupa es el primero en el que se establece esta relación.

«The two men shared something in common; an admiration for excellence».

Peter Falk


Trampa final: Colombo no tiene más que pruebas circunstanciales; sabe quién es el asesino, pero no tiene elementos suficientes para detenerle. El teniente se las ingenia para tenderle una trampa y obligarle a confesar.

La de este capítulo es realmente magistral: Colombo invita a cenar en un buen restaurante a Carsini y a su secretaria (que ha adivinado todo pero le encubre por amor) supuestamente como desagravio por las molestias. Para el postre Colombo escoge un vino excelente y rarísimo; con gran asombro de Carsini cuentan con él en el restaurante. Cuando lo degusta su emoción se convierte en cólera; la ola de calor de la semana anterior lo había estropeado.
En realidad la botella procedía de su propia bodega; que estuviera estropeado probaba que la ventilación estuvo cortada durante la ola de calor. La ironía está en que Carsini era uno de los pocos paladares capaces de notar el defecto en el vino, acusándose a sí mismo.

Colombo se pone de acuerdo con el sommelier

Nos gusta que nos cuenten la misma historia: si visitan ustedes las listas de capítulos favoritos enlazadas previamente verán que los capítulos más valorados suelen ser los que mejor se adaptan a la estructura canónica.

En relación con la estructura clásica del whodunit la más notable de sus originalidades es, por supuesto, el hecho de que se conozca al asesino desde el principio.

4 comentarios:

atilio dijo...

Lo mas impresionante de Colombo es la falta de violencia fisica que el inspector debe desplegar para capturar a sus presas. En general se rinden a su cerebro superior sin chistar, o, en el mejor de los casos, intentan escapar sin exito.
Me pregunto que pasaria con la psicologia de Colombo si un dia se equivocase y no supiese porque.

Illuminatus dijo...

Personalmente, a mí me encanta el Hard Boiled y lo encuentro artística y socialmente más sólido que el Whodunnit. En ese sentido, le recomiendo, amigo Predicador, que busque por internet un ensayo de ese enorme escritor (por méritos literarios estrictos) que fue Raymond Chandler: se llama The Simple Art of Murder y lo puede hallar por un enlace en el artículo de la Wikipedia.

Confío en que lo encuentre iluminador.

Evil Preacher dijo...

Illuminatus: Aunque me tengo por buen conocedor de la novela negra (me encanta Raymond Chandler e idolatro a Hammett)he de admitir que no he leído el ensayo que me propone, de modo que se lo agradezco mucho, me interesa un montón.

Efectivamente, la profundidad de estas novelas es mayor que la del whodunnit, en particular, como bien señala usted, desde el punto de vista social. Espero tener de ocasión de ocuparme de este género en el futuro.

Sin embargo no tenemos porqué privarnos de nada; el whodunnit tiene mucho interés para el analista, precisamente por su sencillez de artefacto trucado; se podría considerar un esquema didáctico de la estructura literaria en general. Insistiré en él.

Atilio: interesantes observaciones. La violencia sólo aparece antes de Colombo; el teniente no va armado.

Ioannes Ensis dijo...

Yo no soy muy seguidor de Colombo, pero he de reconocer que me parecen muy interesantes las discusiones acerca de los relatos (orales, escritos o visuales) que repiten cíclicamente su propia estructura, como pescadilla que se muerde la cola.
Muy interesante.