jueves, 6 de noviembre de 2008

El tigre, el ciervo y el cocodrilo

El bestiario (1)

Tenemos hoy una percepción de la diferencia entre seres reales e imaginarios muy diferente de cuando imperaba el pensamiento precientífico; próximamente nos ocuparemos de esto y entonces nos serán útiles ejemplos como los de hoy, tomados del bestiario medieval, el de los vampiros chinos que vimos hace poco y otros que tendremos ocasión de ver próximamente.

Los bestiarios son recopilaciones medievales de descripciones de animales, vegetales y minerales que bebían de fuentes griegas, fundamentalmente a través del Physiologus (s. II d.C) y de la Biblia y de la tradición cristiana, fundamentalmente a través del libro XII de las Etimologías de Isidoro de Sevilla. Son realmente apasionantes y la miniaturas que los ilustran maravillosas. La descripción de los animales incluye la de su conducta y una lectura de ésta que extraía una enseñanza teológica, ya que se partía de que el mundo es una segunda Escritura, que hay que leer como se hace con la Biblia. Hemos escogido al cocodrilo y su enemiga mortal, la comadreja, al tigre cuya historia se diría una fantasía de Borges y al ciervo, disfrútenlos:

bestiary

El tigre:

Existe un animal llamado tigre, que es una variedad de serpiente. Esta bestia es de tal naturaleza, tan feroz y cruel, que ningún hombre vivo se atreve a acercarse a ella. Y cuando sucede que este animal tiene cachorros y que los cazadores han averiguado dónde se encuentran, se los quitan por el procedimiento que vais a oír aquí. Los cazadores toman espejos y los llevan consigo cuando van a apoderarse de los cachorros del tigre. Acechan al animal hasta que ven que se marcha a vagabundear, y que no está en su guarida con los cachorros; entonces se los llevan fuera del cubil. Y toman los cazadores sus espejos, colocándolos en el camino a medida que avanzan. La tigresa es de tal naturaleza, que por muy enfurecida que se halle, no puede ver un espejo sin fijar sus ojos en él. Piensa entonces que los que allí ve son sus cachorros; goza de su imagen con gran placer, y piensa ciertamente haber encontrado a su prole. Y tanto se deleita contemplando la belleza de su hermosa estampa, que olvida perseguir a quienes le han quitado sus cachorros. Y allí permanece inmóvil, como si la hubiesen capturado y así es como se llevan los cazadores sus cachorros.

Dice sobre esto el Fisiólogo: Tengamos cuidado de no parecernos a la tigresa. Y Amós el profeta dice que este mundo es semejante a la selva en que moran los tigres, y ruega a cada uno de nosotros cuide de conservar su cachorro, es decir, su alma. Pues los cazadores nos acechan y espían, y siempre tienen dispuestos sus espejos, por si pueden arrebatar nuestro cachorro. Los espejos son los grandes festines, los grandes placeres del mundo, que anhelamos; prendas, caballos, mujeres hermosas, y todos los demás pecados, como los que el cazador representa en su espejo, que arroja a la cara del hombre. Por eso debe el hombre seguir los dictados de su Creador; entonces es cuando el Enemigo no tiene poder sobre el alma del hombre, sobre ese cachorro del que desea apoderarse.


img4438

El cocodrilo:

Existe un animal llamado enudrís [comadreja en otros bestiarios], que tiene forma de perro y es enemigo del cocodrilo. Cuando duerme, el cocodrilo tiene la boca abierta: entonces, el enudrís va a untarse todo el cuerpo de fango, y cuando éste se ha secado, penetra en la loca del cocodrilo, le roe todos los canales del cuerpo y le devora los intestinos.

El cocodrilo es, pues, semejante al demonio, mientras que el
enudrís es una imagen de nuestro Salvador: en efecto, Nuestro Señor Jesucristo se cubrió con la carne terrenal, bajó al infierno y aniquiló el dolor de la muerte, diciendo a los que estaban encadenados: «¡Salid! y a los que yacían en las tinieblas: «¡Mostraos!». Y dijo también el apóstol: «¿Dónde está, muerte, tu victoria? ¿Dónde está, infierno, tu aguijón?» (Cor 1, 15..5 5). Y después de tres días resucitó de la muerte, y con Él resucitó la carne terrena.

image025
El ciervo:
Otro atributo tiene el ciervo, y es que parece a la gacela salvaje; tiene cuernos con tres ramas después de cada tercera renovación. El ciervo vive cincuenta años, y al final de ese período corre a gran velocidad por los valles boscosos y los barrancos de las montanas localiza por su olor las madrigueras de las serpientes, y de inmediato acerca sus narices a la entrada de aquéllas, conteniendo el aliento. Entonces, la serpiente se precipita fuera y va a parar a la boca del ciervo, que se la traga; por ello se le llama élafos, porque sacó a la serpiente de las profundidades. Luego, corre con la serpiente hacia el arroyo; si no bebe agua antes de tres horas, morirá; pero sí encuentra agua, vivirá otros cincuenta años. Por eso dijo David: «Así como el ciervo desea el fresco manantial, así te desea mi alma, ob. Dios».
Y también tú, hombre piadoso, dispones en ti mismo de tres renovaciones que son el bautismo de la inmortalidad, la merced de la adopción como hijo, y la penitencia.
Y cuando atrapes a la serpiente que ha penetrado en tu pecho, es decir, el pecado, corre en seguida con ella al arroyo de la Escritura y de la profecía. Iluminado por éstas, bebe el agua de vida, o sea el don divino, y renuévate a ti mismo con el arrepentimiento: tus pecados quedarán destruidos.
En verdad, bien se ha expresado el Fisiólogo en lo concerniente al ciervo.

Estos fragmentos están tomados de la apasionante recopilación de Ignacio Malaxechevarría, publicada por Siruela bajo el título Bestiario medieval. Toma textos de diferentes ediciones y bestiarios, pero hemos preferido obviar las cuestiones ecdóticas; los interesados pueden encontrar los detalles y el texto completo aquí.

La capitular es de un manuscrito italiano del s. XV, tomada de aquí. Las miniatura del tigre procedel del Bestiario de Aberdeen y está tomada de aquí, la del ciervo, del Bestiario de Oxford, en cuanto la del cococrilo, procede de ésta página, que no cita la fuente.

19 comentarios:

Montse Akane dijo...

¡Qué interesante! Me encantan este tipo de escrituras y los Bestiarios me apasionan, sobre todo por esas ilustraciones tan extrañas.

¡Qué mundo animal tan excitante y oculto! :-P

Malena dijo...

Definitivamente el mundo de los medievales era más mágico que el nuestro. ¡Comadrejas que le comen los intestinos a un cocodrilo! Las comadrejas del siglo XXI son más verdaderas y también un poco más aburridas.

Dark_Packer dijo...

A ver si un día te animas a investigar sobre el unicornio... el tema me interesa mucho en relación con la versión de Blade Runner donde el director añade una escena con ese personaje mitológico.

Evil Preacher dijo...

Malena y Montse, la poesía y la evocación han sido siempre maneras de enfrentarnos a lo que ignoramos, como bien señaláis; pero ¡atención! algunos pervierten esto y defienden la ignorancia frente al conocimiento so pretexto de que es más poética y evocadora.

Dark; tengo en el tintero varios post relativos a Blade Runner y en uno de ellos se trataría el tema del unicornio, lamentablemente tengo muchas más cosas que escribir que tiempo para hacerlo, en la columna de post en preparación se muestra poco más de la mitad de lo que en realidad hay; esa presión me angustia un poco.
Por otra parte, encuentro que este unicornio no participa de su sentido iconográfico tradicional, del significado que le da el bestiario.

Illuminatus dijo...

Tuve ocasión de leer una separata del Fisiólogo hace ya bastante tiempo en una asignatura sobre la evolución del pensamiento en la Biología. Naturalmente, para alguien versado mínimamente en la materia, aunque sea por los documentales de Attenborough, no soporta ni el más mínimo escrutinio.

Tengo que decir que tengo entre manos un libro sobre la Historia de las Cruzadas bastante interesante. Una de las cuestiones del principio del mismo que me ha llamado más la atención ha sido que plantea que en el tiempo de las Cruzadas (ya en el siglo XI, la gente, a grandes rasgos, era ignorante pero no tan crédula, una idea que en el fondo viene de nuestro propósito de sentirnos más avanzados y sofisticados que nuestros ancestros. En ese sentido, estos libros se aprovechaban de la lejanía física de las criaturas descritas y del amparo teológico de las interpretaciones pero no quiere decir que la gente se lo tragase a pies juntillas.

Evil Preacher dijo...

Interesante; en todo caso queda la idea de que es un medio de conocimiento válido, aunque contradiga la observación y la sensatez. A propósito de esto y, precisamente del unicornio, Guillermo de Baskerville hace una pequeña disertación a Adso, espero tener ocasión de volver sobre ello.

Valentín VN dijo...

Me has descubierto un montón de cosas. Lo curioso que resulta que dieran nombres de animales reales y conocidos a monstruos que luego les parasitaban. Sin duda todo tiene una doble lectura en estos bestiarios.
Por cierto, he visto a una nutria del Amazonas comerse la cola (con perdón) de un Cocodrilo vivo, mientras el reptil, tan temible, se defendía sin éxito. Una escena espeluznante al tiempo que impresionante.

exapamicron dijo...

Las actividades de la comadreja recuerdan al lagan de Pigafetta (1491-1534):

Nos dijeron que en estos mares hay unas aves negras, semejantes a los cuervos, que cuando una ballena aparece en la superficie del agua esperan a que abra la garganta para lanzarse dentro y van derechas a arrancarle el corazón, que arrebatan para comérselo. La única prueba que nos dieron acerca de esto es una especie de dibujo en el que se ve al ave negra comiéndose el corazón de la ballena, y que se encuentra la ballena muerta sin corazón. Llaman al ave negra lagan; tiene el pico dentado, las plumas negras, pero la carne es blanca y comestible.

Evil Preacher dijo...

Valentín, en realidad no es que dieran nombres de animales conocidos a monstruos; aquí interviene la percepción de la conducta animal (eso de esconderse en una tienda camuflada en un árbol es un invento reciente) la transmisión de la información (por ejemplo, la veracidad de las fuentes no se podía poner en duda) y de visión del mundo.
En el caso de Pigafetta, que nos trae Exapamicron (gracias, muy interesante) tenemos estos elementos, como ocurre también en otras crónicas de Indias, pero ya la historia es menos fantástica (ya que es bastante común que los carroñeros se ocupen antes de las entrañas, más tiernas, que de otras partes de los cadáveres, quizá está ahí el origen del mito) y la relación con sus fuentes es diferente ya que muestra más distancia. Quería haber examinado estos problemas con más detenimiento en un post para publicarlo el sábado pasado, pero no he tenido tiempo de escribirlo; espero poder hacerlo en breve.

Evil Preacher dijo...

Ah, otra cosa, Valentín ¿dónde has visto ese espectáculo dantesco?
Exapamicron; en mi próxima visita a España me encantaría hacerme con un ejemplar del Primer viaje alrededor del Mundo ¿Me recomiendas alguna edición en particular?

padawan dijo...

Además de los bestiarios, resultan interesantes los "libros de viajes" o incluso algún tipo de atlas medieval, donde cuentan cómo son los monstruos que hay en esas terra incognita

Evil Preacher dijo...

Ese género enlaza además con otro de los asuntos queridos de este blog: los piratas.

Anónimo dijo...

No puedo ayudarle porque sólo conozco la versión de Carlos Amoretti (Grech, Biblioteca de Viajes):
"Lo he traducido en buen italiano, por decirlo así, de su lengua original, que es una mezcla de de italiano, venceciano y de español..."
"Del italiano lo he traducido al francés"
"He expuesto más decorosamente ciertas costumbres que el autor por si mismo ha oído contar"
"Pigafetta, como ya he dicho, procuro formar vocabulario de los pueblos nuevos a medida que los visitaba: pero he creído que sería más útil y menos enojoso para el lector encontrarlos todos reunidos al fin del viaje, de modo que pueda apercibirse de las relaciones entre las diferentes lenguas"

Se trata del manuscrito de la Biblioteca Ambrosiana, posiblemente una copia del original que Pigafetta entregó al Papa o al gran maestre de Rodas.

Le dejo la anotación de Amoretti para el 10 de abril de 1521 sobre el lagan:
Este es uno de los cuentos que Pigafetta oyó y que cuenta de buena fe. Sin embargo, se ha observado que muchas aves viven de la carne de las ballenas muertas y lanzadas por las olas sobre la orilla. Un cuervo que haya entrado en la garganta abierta de una ballena muerta, tal vez dio origen a este cuento.

Arc

Ginebra dijo...

Em... ¿cómo que seres reales y seres imaginarios? ¿que no eran todos reales??? ;-)

Evil Preacher dijo...

Gracias, Arc; la verdad es que en este tipo de libros la historia ecdótica es tan interesante como la propia obra.

Ginebra, en el bestiario también aparecían seres que hoy consideramos fantásticos, como unicornios, dragones, sirenas, etc. indica una manera muy diferente de percepción de la realidad a la que tenemos nosotros; espero tener ocasión de profundizar en ese asunto.

Illuminatus dijo...

Pregunta: ¿sabe alguno de los habituales cúal era la cualificación necesaria para montar en unicornio?

Dark_Packer dijo...

Iluminatus dijo: Pregunta: ¿sabe alguno de los habituales cúal era la cualificación necesaria para montar en unicornio?

Respondo: No sentarse en la cabeza.

Evil, como no tengo muy claro el sentido mitológico del unicornio, tampoco puedo hacer afirmaciones tajantes respecto a Blade Runner; pero según lo que he leído por ahí el Unicornio representa la vida inmortal, la inmoratalidad (y seguramente por eso Deckard sueña con la inmortalidad para la chica que ama, Rachel, un replicante que debería morir a los 4 años).

Evil Preacher dijo...

El unicornio del bestiario es un animal muy fiero y difícil de capturar, como en efecto lo es. Se le describen diversas conductas:

Una de ellas le enfrenta al león, que es la única fiera capaz de vencerle, ya que su rapidez le permite esperar la embestida junto a un árbol y retirarse en el último momento, de manera que el unicornio queda clavado y se convierte en presa fácil.
Otros detallan que su conducta fiera es sólo domeñable por una doncella: la virgen le amansa sin dificultad y el cuadrúpedo se duerme con la cabeza en su regazo.

En estas leyendas la moral (hablo de memoria, pero de la segunda estoy seguro) el unicornio representa al demonio vencido, o por vuestro señor Jesucristo (el león) o por la virtud (la doncella). Lo cierto es que en la historia de la doncella algunos ven en el unicornio al Diablo y otros a Jesucristo. Otros lo enemistan con el elefante.

La farmacología atribuía a su cuerno poderes afrodisíacos (por lo fálico) y otras veces la capacidad de hacer inofensivo cualquier veneno (en la leyenda del bestiario el unicornio es Cristo y el veneno el pecado, que vierte en una lago la serpiente, que es Satanás). Dos buenas razones por las que se pagaba caro dicho artículo en los mercados medievales.

Según, Jung, cuando recopila los sentidos que se le han dado al unicornio, puede ser: Jesucristo, el Espíritu Santo, el mercurio y el mal.

No es que no se me ocurran modos de encajar estas leyendas con Blade Runner, Dark, pero he de admitir que muy cogidas por los pelos: su valor como antídoto está en sintonía con la prolongación de la vida que tú propones, como potenciador viril podría relacionarse con el monigote erecto que hizo Gaf con una cerilla. En suma, no encuentro nada que me convenza; creo que el unicornio bladerunneriano trota por otras sendas, sobre las que quizá vuelva un día,si tengo la ocasión.

En todo caso no parece ser útil como montura, Illuminatus ya que sólo permite que se le acerquen muchachas vírgenes y, cuando lo hacen, se duermen en su regazo (después de amamantarse en él, según una de las versiones).

Illuminatus dijo...

Efectivamente me refería a la virginidad. Lo menciono porque esto resulta fuente de numerosos chistes en literatura y ficción con intención paródica asociada al género fantástico.