miércoles, 9 de mayo de 2007

Sonrisas desde el umbral

Convendrán ustedes conmigo en que cuando vemos una ficción televisiva o cinematográfica suspendemos durante la sesión nuestra incredulidad; es decir, nos dejamos encantar por las historia y estamos dispuestos a aceptar que David Hasselhoff es Michael Knight y que tiene un coche que habla, aunque, en el fondo, sepamos que es un burdo truco. Establecemos un pacto de ficción con los autores que si deja de cumplirse nos cabrea como espectadores y todo empieza a parecernos una farsa. Un caso clásico de ruptura de este pacto es, por ejemplo, cuando vemos el micrófono que cuelga de la jirafa entrar en el plano; nos recuerda inevitablemente que lo que estamos viendo es mentira y que hay todo un equipo alrededor de los actores.

Por ello resultan apasionantes las imágenes que presentan a los personajes en los créditos:

A veces son, simplemente, fragmentos de la acción de la serie, lo cual no causa ningún conflicto de verosimilitud. En otras, sin embargo, el personaje está fuera de la acción de la serie, fuera de su tiempo ficcional; es todavía el personaje (no el actor) pero, por un momento es consciente de que le vemos (luego no lo recordará durante la serie) e incluso nos mira y nos sonríe. Un caso paradigmático es el de The Love Boat (Vacaciones en el mar):



¿Lo han visto, estimados parroquianos? los personajes saben que les miramos, reaccionan ante nuestra presencia: los títulos de crédito crean un espacio ficcional diferente al de la serie, con un tiempo propio y su propio pacto; un especie de zona umbral entre la ficción y la realidad.

Un caso que riza el rizo es el de la serie Numb3rs; aquí no se trata de las imágenes, si no de las palabras: el bueno de Charlie Eppes nos explica que las matemáticas se pueden aplicar y se aplican para un montón de cosas, pero no es un monólogo extraído de la acción de la serie, se dirige a nosotros, espectadores. Por unos momentos Charlie sabe que estamos ahí y nos habla, aunque no parezca recordarlo durante el capítulo.



En otras ocasiones, cuando les vemos al final en lugar de la principio, recuerda a las obras de teatro, cuando los actores saludan al público haciéndonos salir sin remedio del pacto cuando vemos sorprendidos que los cojos caminan y los muertos también (aunque en el teatro ya son los actores y no los personajes). Un bello ejemplo es Dune, los carismáticos personajes aparecen translúcidos, como fantasmas, superpuestos al océano insondable de Caladan.




A menudo dejamos muchos de nuestros proyectos más queridos para un momento futuro «cuando tengamos tiempo», tenemos la esperanza de que alguna la urgencia, las necesidades banales cotidianas, la enfermedad, el trabajo, no nos tocarán y nos dejarán espacio para hacer eso que siempre quisimos. A veces parece que en la zona umbral de los títulos de las series los personajes disfrutan de ese espacio paradisiaco; miren sino el famoso y enigmático cierre de Bola de Dragón que se focaliza en Bulma, revelando las eperanzas y sentimientos del personaje, desvelando cosas que nunca se nos dicen en la serie, dando lugar a uno de los mayores delirios de la historia de la televisión. Escuchen, por favor:


¿qué me dicen?

5 comentarios:

Maelmori dijo...

Ah!
Siempre me encantó el final de bola de dragón con bulma desbarrando a lo loco...

Sacreblue dijo...

aahhh ...señor Evil ...que gran tema para su blog , nunca pense que habia mas gente que se fijara en esas cosas ...de hecho soy una consumidora de creditos finales ...

Y si , analisis del ejemplo de "vacaciones en el mar " que aca en chile se le llamaba " El crucero del amor" me llamaba la atencion de que los personajes miraran a la camra y se presentaran ....para la imaginacion de un niño ...en este caso yo ( jah ) siempre pensaba que ello lo llevaba hacia la realidad y que de verdad pasaba ...

Entonces , cada vez que me cepillaba los dientes o me peinaba frente al espejo ...hacia una reverencia al publico ...imaginando que en alguna dimension estaban pasando mi serie de tv . ( Como se abstrae la mente de un niño.jajajaja)

Y en relacion al termino de la serie Dragon Ball ....si ...esa cancion me la llegue a saber de memoria ....amaba esa cancion ...y si te fijas casi en todas las series animadas de Japon , tiene esa atemporalidad e historia paralela ....

uuff uufff uuuff ....siempre lo leo pero al fin me doy el tiempo de postearlo ...

Salú desde Chile .

Sacreblue dijo...

AAAAHHHH!!!! acabo de ver el video de cierre de Dragon Ball y esa no es la cancion que cantaaban !!!!

que shoooock!

Te recomiendo que busques el cierre de la version mexicana ...la voz es mas de niña y la letra es mas ...hot .

el estribillo ..."Romance te quiero daaar"

se supone que es la voz de bulma ...ella quiere dar romance ...yo no ..jah !

Salú .

Evil Preacher dijo...

Jaja, no lo recordaba, pero ahora que lo dices me he recordado a mi mismo mirándome al espejo de pequeño.

Pues la verdad es que si elegí la versión española para subirla fue porque es la me dejó asombrado en mi juventud (la mexicana no la conocí hasta la era youTube) pero también porque he verificado con una amiga japonesa que la letra está muy cerca de la canción japonesa original.

Pero la verdad es que la versión mexicana está genial también y como (tenemos suerte) no tenemos porqué tomar partido y disfrutar de una cosa no nos impide disfrutar de la otra he aquí un enlace para ver versión mexicana y aquí otro para los puristas y curiosos que quieran ver la versión original.

Evil Preacher dijo...

Por cierto, completamente de acuerdo en que es muy común en el manga la creación de una realidad paralela en los títulos (sobre todo los de cierre) asunto que necesitaría un estudio a parte (me viene a la cabeza, por ejemplo, lo felices que parecen los protagonistas de Fullmetal Alchemist, lo que no se pueden permitir durante la acción, atosigados por las contingencias de cada capítulo ¿y Heidy en su columpio y flotando en una nube? tampoco estaba mal).