viernes, 13 de marzo de 2009

Yōkai en París, 1

Muchas son las imágenes y la información que ya encontramos en Internet sobre los Yōkai; las que se presentarán aquí en dos entradas son una muestra de la estupenda exposición que se pudo visitar en la Maison de la culture du Japon de París entre el 26 de octubre de 2005 y el 28 de enero de 2006; espero que me perdonen el retraso.

Como hemos mencionado en el pasado, gran parte de la cultura japonesa bebe de fuentes chinas: así ocurre con la creencia folclórica de que las zorras pueden mudar su forma natural por la de cualquier otro ser, incluida la humana. Los japoneses atribuyen también este poder al tanuki. El largometraje Pom Poko, de Takahata, está protagonizado por estos animales y en él pueden ver cómo cambian su forma por la de otros yōkai con el fin de asustar a los humanos. Abajo, ambos animales dibujados por el gran Katsushika Hokusai (vimos aquí una de sus obras eróticas).

Zorro de HokusaiTanuki de Hokusai
Pero esta no es la única particularidad con la que el saber popular adorna a nuestros peludos amigos; se dice que tienen unos testículos inmensos. En el par de dibujos que sigue, titulado «Las sombras engañosas: El tanuki y el cazador/ Los peces rojos y la carpita», Utagawa Kuniyoshi saca partido de ambas características.
Sombras engañosas

Otro de los yōkai más populares es el kappa. Abajo pueden ver una estatua de 1986 basada en en un documento de la era Kan'ei, en el que se describe un kappa que habría sido capturado y que se corresponde muy bien con la imagen que se les atribuye hoy en día. Estas criaturas pueden salir del agua, si bien han de conservar agua en la depresión que tienen en la coronilla; la forma de vencerlas es hacer que dejen caer ese agua con algún engaño, como hacer una reverencia, a ver si responden.
Kappa 1986

En esta obra de Kitagawa Utamaro una pescadora es violada por dos kappa mientras su amiga contempla la escena ¿cómo juzgan ustedes su mirada? ¿pudor? ¿compasión? ¿envidia?

Las pescadoras y el Kappa

En el «Rollo de los otros mundos», por Nichōsai (periodo Edo) se nos muestran diversos demonios usando a humanos como utensilios: hemos escogido este pulpo semi-humanoide.

Pulpo Edo
Algunos dibujos presentes en la exposición tenían un sabor que recordaba a Arthur Rackham, el ilustrador victoriano que tantas hadas dibujó, aunque occidentales. Es el caso de esta cabeza de «Cuadernos de croquis del bestiario ilustrado de los seres sobrenaturales», por Yōsai y otros artistas de la era Meiji.

Cabeza Meiji

Si quieren ampliar sus conocimientos sobre el bestiario feérico japonés, pueden consultar el Obakemono Project, que pretende ser un censo exhaustivo (en inglés) o hacerse con el catálogo de la exposición (en francés) en la librería online de la MCJP, de donde procede la mayor parte de la información de este artículo. Naturalmente, también pueden esperar el segundo post sobre esta exposición.

En la letra capitular vemos al yōkai más famoso del manga GeGeGe no Kitaro.

31 comentarios:

Äriastóteles Lumínico dijo...

Predicador: tus artículos son una de las mejores muestras de imaginación que he podido disfrutar en la red. ¡Fabuloso!

Äriastóteles Lumínico dijo...

...Las sombras engañosas me recuerdan a las carpas que provocan los temblores, cuyo nombre en japonés no recuerdo. Fino y erótico trabajo, de trazo... Zen, me atrevo a decir desde mi villamelonismo característico.
Saludos cordiales

Äriastóteles Lumínico dijo...

El Predicador dijo: En esta obra de Kitagawa Utamaro una pescadora es violada por dos kappa mientras su amiga contempla la escena ¿cómo juzgan ustedes su mirada? ¿pudor? ¿compasión? ¿envidia?

Respondo: Concédeme un instante la existencia del alma, en vista de que yo te he concedido la existencia de los kappa. Luego, la mirada es de envidia, sin duda. ¿No me concedes la existencia del alma, en vista de que no es esencia? Por lo tanto, la mirada de la joven es de envidia, de cualquier manera, con o sin alma, la envidia la corroe.

Äriastóteles Lumínico dijo...

El el último párrafo, dices: "Si tienen quieren ampliar sus conocimientos"...

Debe decir: "Si tienen tiempo, y quieren ampliar sus conocimientos"...

Saludos

Movimiento 31 dijo...

Excelentes observaciones, Äriastóteles, en especial la última, que me has arrabatado de las teclas. En alusión a la pescadora y la picarona pregunta del autor, he de optar por la opción omitida: curiosidad, contraviniendo en este caso la apreciación de Lumínico.

Un saludo

Movimiento 31 dijo...

Excelentes observaciones, Äriastóteles, en especial la última, que me has arrabatado de las teclas. En alusión a la pescadora y la picarona pregunta del autor, he de optar por la opción omitida: curiosidad, contraviniendo en este caso la apreciación de Lumínico.

Un saludo

Äriastóteles Lumínico dijo...

Hola, Movimiento 31. Sigue pareciéndome que es envidia...

Preacher: En algún post anterior BARULLO te comentó de Mr. Músculo, un personaje de comercial de limpiador. Le preguntaste por más detalles sobre él, pero ya no te contestó. Tomo la estafeta y te la dejo aquí:

http://www.youtube.com/watch?v=thghnYD9Pm0&feature=related

Saludos

Montse Akane dijo...

Una exposición apasionante.

Me hubiera gustado mucho verla. Ya sabes que soy fan de los Yokai y me encanta Gegege no Kitaro.

Un beso.

saudade dijo...

Y_Y
Estube este otoño en París y no hacía más que ver carteles de la exposición por el metro. Pero al final no fui capaz de sacar un ratillo para verla.

Si fuera más constante y cumpliese las promesas que me hago a mi mismo, os podría decir que os pasáseis por un blog; lo comencé hace siglos, pero no le he hecho demasiado caso, así que no tiene mucho sentido.

Por cierto, me encanta ese 1 que acompaña el título del post: dulce promesa de venideros artículos sobre el tema. ^^

Evil Preacher dijo...

Gracias, Arias, aprovecho para devolverte el saludo que me dejaste ayer en el post "Pulpo como animal de compañía"; por cierto, don Músculo confirma perfectamente la teoría expresada en el post sobre el contenido sexual de las mascotas de productos caseros. Gracias también por la corrección que haces a propósito del último párrafo; me llegó justamente mientras yo mismo andaba corrigiéndolo. No hay necesidad ninguna de concederte la existencia del alma, ya que se la doy de buen grado y de propia iniciativa en el mismo grado que se la doy a los yōkai, a los querubines, a los elfos y demás criaturas fantásticas del folclore que tanto me fascinan.

Gracias, Movimiento, bien observado: la curiosidad también está ahí, me reservo por el momento mi opinión, si bien avanzo lo admirable que me parece el artista al ser capaz de dar esa ambigüedad a su personaje.

Lo sé, Montse, te hubiera encantado, también GeGeGe no Kitaro estaba en la exposición.
Un beso

Saudade; no te pese; si fue este otoño ya era demasiado tarde para ver esta exposición, ya que fue del 26 de octubre de 2005 al 28 de enero de 2006. Los carteles que viste serían seguramente de otra exposición, ya que hay continuamente: por esa época creo recordar que hubo una de estampa y japonesa otra de Hokusai.
No sólo hay en la casa de la cultura del Japón: otros museos especializados en el extremo oriente son el museo Guimet y el Cernuchi (su exposición de dibujos eróticos chinos de febrero a mayo 2006 fue algo realmente maravilloso). A demás están todas las exposiciones que hacen las galerías, las casas de subastas, etc.

saudade dijo...

Ups.... no había visto el año. Creo que los que vi eran, además en la Biblioteca Nacional, no en la Maison... Pero de todas formas me quede con las ganas.

Supongo que la mayoría ya la conoceréis pero hay una peli (hay muchas) bastante interesante sobre estos personajes: Yôkai daisensô de Miike.

Evil Preacher dijo...

En ese caso se trataba de la exposición de la estampa japonesa ¡no hay problema! todavía puedes verla, en su versión virtual, aquí. ¡Ah! olvidaba decirte que, en efecto, habrá dentro de poco otro post relacionado con los yōkai y, algo más tarde, la segunda parte de este, con algunas imágenes más de la exposición.

Illuminatus dijo...

Recuerdo cuando hace cosa de ocho años o así hubo una exposición de estampas japonesas aquí en Madrid en el centro cultural de los antíguos cuarteles del Conde-Duque. Fue realmente espectacular, la fui a ver dos veces y conservo aún el catálogo de la exposición (un libro gordo y muy bien facturado).

Äriastóteles Lumínico dijo...

A mí no me cabe la menor duda de que eres un afortunado, Illuminatus.

Evil Preacher dijo...

Vaya, Illuminatus, esa me la perdí.
Creo que la actitud de la amiga, la segunda pescadora, del dibujo de Kitagawa Utamaro es claramente sexual: muestra su sexo y los senos explícitamente pero, al mismo tiempo, cubre su boca con la mano y baja la mirada con pudor: es una actitud típica de la mujer japonesa la de mostrarse como la que es arrastrada al sexo, estaría mal visto y sería impudoroso lo contrario, pero es una forma de decir a los kappa que es una flor dispuesta a dejarse coger. Para nosotros esto podría interpretarse como hipocresía, pero no en el código japonés.

Evil Preacher dijo...

Otra cosa; en la estatua el miembro viril del kappa brilla por su ausencia, mientras que en el dibujo aparece muy bien armado ¿será que es retráctil como la cabecita de una tortuga?

saudade dijo...

¿Tan fuerte será su deseo como para no importarle ser arrastrda al fondo del río, lo que supondría su muerte segura?
Los instintos del eros y del tánatos, por desacredita que esté la teoría psiconoalítica, en plena acción.

Atilio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Atilio dijo...

Estupefacción y expectativa.
Eso es lo que me sugiere la actitud de la que observa desde la isla la violación de su companiera.

Evil Preacher dijo...

Vaya, Atilio, lo que está claro es que la ambigüedad está muy conseguida en el rostro, un gran mérito, teniendo en cuenta la sexualidad evidente del cuerpo.

En cuanto a la muchacha sumergida, Saudade confío, quizá ingenuamente, en que los Kappa dejarán a su presa el tiempo de tomar aliento, quizá en el último momento, para hacerla llegar al éxtasis supremo, el orgasmo justo antes de la asfixia, tal como nos explicó el Divino Marqués, técnica que se lleva a algún aventurero a la tumba de cuando en cuando. Lo cierto es que los kappa parecen empeñados en la tarea, con la ayuda de los peces, que parecen interesados también en las partes más sensibles de la pescadora. Incluso las algas parecen sujetarla un pie y el agua acaricia sus cabellos y la priva de su peso. Hay que tener en cuenta que tales jugueteos deben ser imposibles a los kappa en la superficie, ya que la pérdida del agua de su coronilla les despoja de toda su fuerza y vigor.

En el sentido contrario, poniéndonos en lo peor, lo cierto es que los kappa tienen la reputación de ahogar a la gente, en particular a los niños, como otros seres féericos que personifican los peligros de las aguas, como el kelpie irlandés.

Atilio dijo...

Evil:

La ambigüedad es propia de todos los rostros orientales, por lo menos, en relación a los expresivos rostros occidentales.
Es el gesto del brazo, la dirección de la mirada y la posición de la pierna derecha que revela los genitales y anuncia, tal vez, la apertura o el empuje para arrojarse ella también al agua a reclamar lo suyo.

Fíjate que la amiga que está en el agua va a recibir una polla considerable en la boca y su rostro es tan inescrutable como el de la otra. Solo las cejas, algo fruncidas y juntas, indican emoción.

Las piernas, la pelvis, la boca y la cabeza no parecen resistir. Son las manos las únicas aunque podrían ser caricias y seguramente es lo que serán cuando las dos penetraciones se logren.

Ginebra dijo...

Le diré a mi hija pequeña que se pase por aquí, que está chalada por estas cosas.

Valentín VN dijo...

No puedo decir más que es impresionante esta exposición.
Tengo la sensación de haber visto casi todo esto, pero mezclado en mangas, libros de monstruos y fantasmas y demás. En nuestra infancia tuvimos una educación muy completa, por lo que estoy comprobando. Los libros de SM tenían mucha cultura, sí señor.

Alejandro dijo...

Te luciste con esta entrada Evil... Ya quisiera yo haber tenido una educación tan completa.

Evil Preacher dijo...

Ciertamente los rostros asiáticos pueden parecer menos expresivos o más crípticos, pero lo cierto es que, con una mayor economía de expresiones, pueden ser muy "touchants" cuando expresan placer, enfado, etc. como bien sabes, Atilio, gracias a tu envidiable bagaje asiático. En todo caso es muy adecuada tu observación, que matiza la supuesta ambigüedad de la voyeur, así como las relativas a la actitud de la protagonista de la acción.

Ginebra, asumo que te refieres más a los más los aspectos féericos y japonistas que a los sexuales, pronto habrá más sobre el particular.

Muy aguda observación, Valentín, las lecturas paralelas de nuestra infancia han hecho de nosotros lo que somos.

Alejadro, la mención de Valentín sobre lo completo de nuestra educación estaba teñida de cierta ironía, ya que se refería a lo que leíamos por nuestra cuenta, al margen del colegio: recuerdo sobre este particular a un profesor menospreciando mis elecciones de libros en un encuentro casual en el Retiro, en la Feria del Libro de Madrid. Ahora que somos mayores sabemos que teníamos razón y que nuestra educación continúa.

Atilio dijo...

Evil:

Una cosa no excluye a la otra. La ambigüedad que correctamente senialas es de orden moral, sobre todo en relación al dualismo dominante en occidente. Y tal vacuidad no excluye mi lectura. Es mas, van juntas.

Alejandro dijo...

Vaya, eso no lo sabía...
Se agradece la aclaración Evil.

Evil Preacher dijo...

Muy sutil, Atilio.
Para eso estamos, Alejandro :)

Gocuzero dijo...

creo que la mirada de la chica es mitad envidia mitad facinacion voyeur.

Evil Preacher dijo...

Bienvenido, Gocuzero. Conocía tus interesantísimos blogs, a los que llegué gracias a las visitas que me envías desde que me incluiste amablemente en tu blogroll, pero creo que es la primera vez que comentas.

Sr. Tejón dijo...

Gran post.