sábado, 21 de junio de 2008

Anaglifos de campaña

Quisiera compartir con ustedes esta reciente adquisición: se trata de un estuche de cartón, publicado por Les Arénes que incluye un libro de 144 páginas -firmado por Jean-Pierre Verney y Jérome Pecnard- con bonitas fotos y texto sobre la Primera Guerra Mundial, una colección de 75 pares de fotografías estereoscópicas y un estereoscopio para contemplarlas en toda su tridimensional belleza. Aquí pueden ver el conjunto:


El interior del estuche es aterciopelado

El visor es de acero y las lentes no parecen de policarbonato, sino de vidrio. Es plegable y no tan aparatoso como algunos que se veían en el s. XIX

Uno de los muchos modelos que podían verse en la edad de oro de la fotografía estereoscópica, tomado de aquí

Aquí he escaneado para ustedes tres de las fotografías, si cuentan ustedes con un estereoscopio, no tienen más que imprimirlas para disfrutarlas. Se acompañan de una explicación, procedente de las últimas páginas del libro:

Soldados alemanes intentan confraternizar:
En el primer plano, las lineas francesas. A lo lejos, las siluetas de los alemanes que piden una tregua. En ocasiones se trata de cambiar heridos o prisioneros. A menudo se trata de hacer circular algunas golosinas (tabaco, chocolate, pan...) antes de proseguir los combates.

Poilus (literalmente peludos, es como llaman familiarmente en Francia a los veteranos de la Gran Guerra) sacan agua del socavón dejado por un obús.
Cuando se acaba el agua de los bidones, hay que apañárselas. Ni siquiera unas gotas de alcohol de Ricqlès bastan para enmascarar el olor fétido del agua que se estanca en este socavón dejado por un obús.

Soldados franceses suben al frente:
Joffre espera mucho de la ofensiva anglo-francesa en el Somme; pero una vez más, habrá de desengañarse. Los alemanes resisten.

Si no cuentan ustedes con tal cachivache, pueden disfrutarlas igualmente con unas gafas de esas con una lente roja y otra azul, gracias a la versión en anaglifo que he hecho para ustedes, con el programa Anagyph Maker.

Algunas otras de las fotos de la colección ilustrarán el futuro post sobre steampunk, porque lo cierto es que tanto la tecnología como el asunto son de lo más propias de ese ambiente.

La letra capitular está montada sobre una imagen de la película Tron.

8 comentarios:

DrGEN dijo...

Fantástica adquisición!!!
Imagino la emoción que debe sentir alguien apasionado por el tema al ver esas imágenes...

Un abrazo,
DrGEN

Evil Preacher dijo...

Así es Dr Gen, a demás el precio original de 60€ había pasado a 20, así que dos amigos, un apasionado de esta tecnología y el otro de la Primera Guerra Mundial, me han encargado el suyo :)
Un abrazo

Ginebra dijo...

¡Jo, qué bonito! Haría las delicias de algunos amigos míos.

Alejandro dijo...

Ooh maestro!!, que obra de arte!! (de post y de articulos)!!

Saludos.

El Vengador Tóxico dijo...

¡Uah, me ha encantado el artefacto, qué chulada! Yo tengo por "ca la mare" uno de aquellos aparatos que eran como unos prismáticos en los que se metía un disco de cartón con minidiapositivas y se veían las fotos en 3D. Hace mucho que no lo repaso, pero recuerdo que tenía un montón de fotos de París, ciudad en la que lo compró mi tía Reme antes de que yo naciera.

Evil Preacher dijo...

Gracias Ginebra y, especialmente, a Alejandro y bienvenido.

Conozco ese cachivache, Vengador, efectivamente es un estereoscopio que es visor de diapositivas a un tiempo. El disco con los pares de imágenes en película de 16mm simplifica la tarea de cambiar la foto a cada vez, ya que va girando con una palanquita. Fue utilizado, como en el caso que comentas, para souvenirs turísticos y también para la promoción de películas de la factoría Disney que, creo recordar, tuvo la exclusividad para la explotación de esta tecnología durante un tiempo.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.