lunes, 31 de diciembre de 2007

Nos dio su sangre de salvación y murió por nosotros

amos a comentar las virtudes de la nueva adaptación del clásico de Matheson, Soy leyenda, así como sus lamentables defectos. ATENCIÓN: ESTÁ SEMBRADO DE SPOILERS.

Excluir el tema del vampirismo, del crecimiento del personaje, su aprendizaje de la superstición a un pensamiento científico (que sí aparecen en la novela que adapta) es una decisión que ha dado buenos resultados, aunque habrá quien eche de menos estos elementos. El protagonista aparece desde el principio como un superhombre hecho y derecho, científico y todo. Esto da tiempo para administrar con pericia la información; poco a poco nos vamos enterando de cómo es su rutina, los peligros a los que se enfrenta y cuál es la situación en el mundo y en la ciudad. La intriga se va sugiriendo con elegancia creando el suspense de manera impecable.

Los vampiros son los otros
(imagen tomada de la portada de una de las ediciones de la novela)

La película atrapa al espectador hasta que claudica de una de sus premisas iniciales: nos enteramos de que Neville no es el único hombre que queda en la Tierra. Aunque la aparición de nuevos personajes (chica con niño) permite expresar nuevas facetas del protagonista, la trama pierde mucha fuerza, pero lo peor está por venir.

Otros elementos interesantes a los que renuncia esta adaptación son reflexiones como la de que en una sociedad de vampiros éstos representarían la normalidad y el único humano sería el monstruo: el ser legendario que da título a la novela. Otra sería la idea darwinista de una especie que ha evolucionado a partir de la humana y que acaba suplantándola, no por que sea mejor o peor, sino porque se adapta más adecuadamente a un medio nuevo.

Cartel de la versión de 1964 con el gran Vincent Price como protagonista; a la derecha el de la versión que nos ocupa. Hubo otra en el 71

Pero si las otras renuncias a explotar elementos de la novela nos dan satisfacciones a cambio ¿qué obtenemos en el lugar de éstas?
Resulta que Neville, ateo declarado, tiene una epifanía al final y escucha a Dios y ¿qué le dice el Ser Supremo? pues ya le conocen ustedes, que se haga estallar entre sus enemigos como una bomba humana. Antes de hacerlo, no obstante, se toma la molestia de ofrecerles la salvación, que los muy descreídos rechazan, y de guardar un frasquito de su sangre, en la que está la clave de la salvación de la humanidad. En el último plano de la película la chica llega a una colonia de humanos, donde, gracias a los anticuerpos contenidos en la Preciosa Sangre, podrá desarrollarse de nuevo la humanidad... una iglesia es el centro de la colonia y sus campanadas cierran la banda sonora.

«El martirio es la única forma en que una persona sin ningún tipo de habilidad puede convertirse en alguien grandioso»

De un mensaje darwinista y a favor del conocimiento se pasa a un mensaje cristiano a favor de la fe; lo peor no es que sea ideológicamente lamentable, sino que estropea la película como narración traicionando, no la obra de origen, que también, sino al excelente comienzo del metraje y al espectador. Haciendo que el protagonista haga el camino de la ciencia a la superstición, siguiendo el sentido contrario del Neville literario, fragiliza la verosimilitud del personaje; el giro argumental, justificado con alfileres, descompone la coherencia de la narración.

De esta manera la película se incluye en la actual tendencia de Hollywood que propugna el sacrificio, en una América que pierde sus libertades civiles y a sus soldados. Es típico de imperios decadentes el pedir el sacrificio a sus súdbitos ¿no es la iconografía barroca del cristo de Mel Gibson la misma que los de Gregorio Fernández?

8 comentarios:

Illuminatus dijo...

Pero por lo menos tiene la decencia de no gritar que Alá es Grande. Entonces su sacrificio sería en vano porque no se trata del dios apropiado.

Menuda cagada.

Evil Preacher dijo...

Hay más detalles lamentables que no comentado por no alargarme: como lo cutre del momento de la epifanía, que resalta los valores de la familia y las pintadas de "God Still loves us", que quedan muy apocalípticas, pero cuando se llega al final su lectura cambia radicalmente.
Pero insisto en que hasta que empieza a desvariar está muy bien la peli.

aigam dijo...

Hola, decir que soy un nuevo miembro de la comunidad que con tus escritos has sabido crear.
Se que suena a pelota, pero me ha gustado mucho el blog, por un lado todos los posts muy interesantes, y, lo más sorprendente en esta era, muy bien documentados.

No mucho más, me hubiera gustado que indicaras que ibas a hacer la madre de todos los spoilers de la pelicula xD, pero bueno, ya me esta bien. Estaba a medio dudar de si ir a ver esta pelicula o no, y tras ver el brutal crimen que han hecho, ni de coña pienso dejar que ganen dinero de mi bolsillo.

Evil Preacher dijo...

Gracias por tu amable comentario y bienvenido,Aigam. Es cierto que paso un buen rato documentándome para los post, salvo en ocasiones en los que domino mucho el tema; claro que si es así es por haberme documentado en el pasado :P es un placer que lo aprecies.

Tienes razón en que debería haber avisado de que había mucho spoiler, ya lo he corregido.

En cuanto a la película, no me arrepentí de ir, ya que durante buena parte de su metraje disfruté, es una buena presentación de la autosuficiencia, que es uno de los temas mayores de la narrativa de aventuras. Aunque es cierto que el desastroso final obliga a releer detalles anteriores que pierden cierto valor.

elpeor dijo...

me la vi justo ayer, y menuda mierda de película!!

cuando la mujer del smith se pone a rezar en la puerta del helicóptero casi vomito, y el final?
el elegido de dios para salvar la humanidad!
malditos yankis!
que le den a la humanidad, vivan los zombies, o infectados en este caso..!!

Los víricos dominaremos el mundo, vivan los virus y bacterias, abajo la salud!!

viva la diversión!

Evil Preacher dijo...

Efectivamente, Elpeor, el rezo de la mujer es uno de los elementos cuya interpretación cambia cuando nos enteramos de que todo era un plan divino; en lugar de ser una forma de manifestar su desesperación se convierten en una especie de conjuro o magia, que funciona, a demás.
Otro son los mencionados grafitti de "God still loves us" que evocan una desesperación apocalíptica, uno se imagina sectas de supervivientes desesperados escribiéndolas, pero cuando se llega al final se ve que en realidad eran santos profetas iluminados.
Otro elemento es la vacuna contra el cancer, que se convierte en un error de la soberbia humana, como la torre de Babel; lo mejor es parar cuanto antes la investigación contra el cancer y, por si acaso, toda la investigación científica.

El Vengador Tóxico dijo...

Ignoraba que había una versión con Vincent Price. Puesto que hay otra con Charlton Heston, resulta que la de Will Smith es la tercera. ¡Qué pocas ganas de trabajar parecen tener los guionistas holywoodienses! Si resulta que lo único creativo que han aportado es la epifanía de Neville (¡valiente tontería!), se le quitan a uno las ganas.

Yo disfruté la película como el mero entretenimiento que es. Pero me parece indigna de la novela y me resulta triste que se haya omitido aquello tan importante en lo que el texto incidía y que ya nos ha comentado nuestro Predicador: Neville NO es una leyenda por salvar a la especie humana (en la novela no ocurre nada siquiera parecido, no hay esperanza). Neville ES una leyenda por ser el último hombre vivo sobre la tierra, y cuando muera la especie morirá con él.

Pero los zombies de la peli molan mucho.

Evil Preacher dijo...

Estoy contigo en que es una pena desperdiciar un elemento tan interesante en la adaptación cinematográfica, Vengador, pero lo realmente lamentable es que haya sido escatimado para meter otro elemento completamente absurdo.

Prefiero las ratas zombis a los humanos zombis. Por cierto ¿por qué los perros y las ratas se contagian y no los leones y las gacelas?