sábado, 3 de marzo de 2007

Dominus Dei VIII

bediente a mi cita dominical, heme aquí, estimados parroquianos, aun a riesgo de perder el avión.

El fin de tratar del asunto de la Inmaculada Concepción de María aquí era subrayar que la creación de dogmas no es cosa de épocas remotas, sino que la Iglesia ha continuado con ello hasta fechas recientes; la infalibilidad del papa se definió como tal en 1870 y el que nos ocupa en 1854. Como saben, la Inmaculada Concepción consiste en que la Virgen, al contrario de todas las demás personas humanas (ojo, «persona humana» es terminología teológica, para diferenciar de la persona divina) tuvo el privilegio de un alma creada sin pecado original. Algún descreído podría preguntarse que qué sentido tienen tal dogma, cuando es sabido que el concepto de pecado original procede de una traducción errónea de san Agustín de un texto de Pablo; sin embargo, tranquilícense estimados parroquianos, no cabe duda de que tal dogma es pertinente ya que, por si las dudas, la misma Virgen Santa en persona se apareció sólo cuatro años más tarde de ser definido el dogma para confirmarlo de primera mano: podemos remitirnos al testimonio de santa Bernardita.

Las respuestas han sido mayoritariamente acertadas en esta ocasión, incluso uno de los más fieles comentaristas de esta su página ha señalado que le parecía muy fácil; sin embargo, si bien hay lectores que conocían la respuesta y otros que investigaron, no hay que olvidar a los que se arriesgan, apuestan por la más verosímil o incluso a los que votan por la más tronchante. Esta variedad en la actitud de los participantes es la que da interés a esta sección; gracias a todos.

Pasemos a la pregunta de la semana:


¿Contra cuál de estos progresos científicos no se ha opuesto la Iglesia?
El descifrado de los jeroglíficos egipcios
El heliocentrismo
La esferidad de la Tierra
La evolución de las especies
La existencia de otros mundos a demás de la Tierra
Se enfrentó a todos los mencionados
Free polls from Pollhost.com
Respuesta

3 comentarios:

manusaurio dijo...

Espero que hayas llegado bien a tu destino, Predicador.
Me imagino que donde pones mundos quieres decir planetas. Conozco más la cosmogonía islámica que la católica, pero no creo que haya tantas diferenias, y los musulmanes distinguen el mundo humano del angélico, un mundo imaginal, uno divino, un mundo del colocón (ese es de coña, en el persa coloquial)... Pero tal vez el consumo de opio y hachís en Roma nunca igualó al de Persia.
Lo de la Virgen profesora de traducción está muy cachondo.

manusaurio dijo...

Línea 6: diferencias.

atilio dijo...

Podrias clarificar un punto, Malvado? Cual es el fundamento del dogma de la inmaculada concepcion? me refiero a que si la virgen nacio sin pecado original, como puede esto suceder? Segun Agustin, es el esperma el que transmite el pecado original, entonces pareciera que el espiritu santo tendria algo que ver y que se ha ensaniado con los maridos del lineage de maria. Alternativamente, la madre de maria, Ana creo..., habria concebido en medio de rezos (y su marido tambien) o por via de inseminacion artificial. En fin, como solucionan los sotanudos estos problemas?