miércoles, 15 de agosto de 2012

La Asunción y el Curiosity

Este post está dedicado a
Enrique Arias Valencia,
veterano lector del blog y
 querido amigo que nos
ha dejado.


Durante los últimos siglos de la Edad Antigua, la sabiduría fraguada por los filósofos de la Grecia clásica se había llevado a cotas inéditas en innumerables escuelas.

Todas esas escuelas decían buscar la verdad: aunque hoy tenemos muy clara la diferencia entre ciencia y religión, entre inmanencia y trascendencia, entre conocimiento y creencia, no era así en aquellos días y seguramente un experto en geometría y un jefe de secta serían percibidos ambos como sabios.

Por otro lado, si un observador contemporáneo pudiera viajar y juzgar con nuestros criterios las escuelas de sabiduría que llenaban entonces los barrios de Alejandría, no tardaría en darse cuenta de que podría clasificar a estos sabios en dos grupos:

Algunos de ellos eran herederos del saber de las escuelas clásicas que hacían prevalecer la especulación sobre la percepción de nuestros sentidos, siempre sujetos a ilusiones; la reflexión pura era superior al trabajo manual, propio de las castas inferiores. Eran estos sabios creyentes en un mundo paralelo perfecto, frente al mundo corruptible donde vivimos. Éstos venían fundamentalmente de Platón a través de Plotino, quien había concebido una especie de monoteísmo. Quizá debido a ese principio monoteísta, muchos de estos filósofos alejandrinos amalgamaron a sus ideas las que las sectas mesiánicas judías estaban diseminando por el Norte de África. Tradujeron la palabra hebrea «mesías» por la griega «christos» y fueron prolíficos en doctrinas y sectas que acabarían cristalizando en una religión imperial.
ASUNCIÓN? Art Sculpture by Soasig Chamaillard

Abajo, la Asunción por Poussin, arriba, un motivo similar por Soasig Chamaillard



ASUNCIÓN Poussin

Otros de estos sabios, por el contrario, consideraban importante la observación; los fenómenos físicos, los movimientos de las estrellas y la sospecha de que el mundo material merece más la pena que soñar con mundos paralelos y con todo ello, apreciaban los placeres de los sentidos. Procedían de filósofos clásicos como Leucipo, Demócrito, Hiparco, Diógenes, Epicuro y tantos otros, de los cuales apenas han llegado textos a nuestros días, y de ingenieros e inventores como Arquímedes, Herón, Ctesibio o Filón de Bizancio, cuyos logros técnicos tardarían muchos siglos en igualarse.

Esta clasificación, como decíamos al principio, es muy general y burda. Por ejemplo, Hipatia de Alejandría (de la que hablamos largo y tendido en su momento) era neoplatónica, pero eso, en lugar de apartarla de los trabajos manuales, la hizo perfeccionar los instrumentos astronómicos, para poder observar mejor un cielo que se consideraba más cercano al mundo espiritual incorruptible que nuestra región sublunar. Las matemáticas eran usadas por los ingenieros, pero también por los astrónomos que soñaban con otros mundos y filósofos que las consideraban una forma de gramática de la divinidad. La misma Hipatia escribió un tratado sobre las cónicas, curvas que tardarían siglos en revelar su importancia en nuestra comprensión de la mecánica del Sistema Solar.

800px-Sagan_Viking
Carl Sagan con un modelo a escala real del Viking, uno de los primeros ingenios de construcción humana que se posaron en Marte

Los partidarios de la creencia y la fe, pese a que su reino no era de este mundo, ganaron poder político. Desdeñosos o temerosos del mundo material, expectantes de un apocalipsis próximo o de una salvación sobrenatural a través de la Gracia, la Gnosis o la ascesis, los poderosos clérigos se dedicaron a perseguir y erradicar el saber científico. El mundo occidental se sumió en una pesadilla de superstición e ignorancia de la que tardó siglos en despertar.

Se podrían encontrar paralelismos entre esa época, en la que la historia hizo tan trascendental elección, y la actual:

Como entonces, el conocimiento ha alcanzado cotas inéditas: por poner solo dos ejemplos notables, recientemente se ha observado el bosón de Higgs, evento trascendental para el conocimiento de la materia y, hace solo unos días, se ha puesto a trabajar un complejo laboratorio en la superficie de Marte, el Curiosity. Algunos pensadores, como Ray Kurzweil, prevén que el imparable desarrollo de la ciencia y la tecnología que lleva consigo aseguran un futuro más sabio y feliz a la humanidad.


Marte Gale Curiosity
El Curiosity, destacado en azul, en una foto tomada desde el Mars Reconnaissance Orbiter. Fuente: Nasa

Cuando Raoul Vaneigem publicó su historia de las herejías, La resistencia al cristianismo, en su prefacio, firmado en 1992, decía que se trataban esos temas con el ánimo del historiador, de la curiosidad por las cosas pasadas. La secularización de la sociedad parecía imparable. Sin embargo, desde entonces vemos preocupantes regresiones en el laicismo en Estados Unidos, Europa y América Latina; así mismo, nuevos islamismos se instalan en muchos países de África, Oriente próximo y medio. Existen actualmente tantos movimientos y sectas milenaristas como los que hubo en la Palestina del s. II a.C., en la Alejandría del s. III o en la Edad Media Europea. Estos movimientos emplean todo el poder del que disponen para agredir los avances sociales y científicos.

600309_412966368742559_1022295238_n


Cuando el Curiosity se posó con éxito en el cráter Gale muchos compartimos con gran emoción ese momento en directo, gracias a internet, en conexión directa con la Nasa y recibiendo información que nos llegaba desde 248000000 km de distancia. Parece un paso irreversible en el conocimiento y la exploración humana. Pero quién sabe si dentro de un tiempo habrá escépticos de la exploración marciana, negacionistas del Curiosity.


l.php
¿Es su última palabra?

En la Antigüedad y la Edad Media se consideraba que más allá de la esfera a través de la que orbitaba la Luna comenzaban las regiones perfectas y espirituales, en oposición al mundo material e imperfecto de lo que quedaba abajo, en nuestra región sublunar; hoy sabemos que, como sugirió Giordano Bruno, los cuerpos celestes son otros mundos, tan materiales como el nuestro. Hoy en día, cuando en Marte hay dos satélites artificiales orbitando y dos rovers operativos en su superficie, fotografiando y analizado las rocas, los gases y las radiaciones del lugar, parece imposible que queden vestigios de esas antiguas creencias. Sin embargo, perviven elementos a los que subyace esa cosmovisión. Cada día, y sin que la disonancia cognitiva les abrume, miles de personas leen su horóscopo, creencia que postula la naturaleza espiritual de los astros y el geocentrismo. Cada 15 de agosto, como hoy, millones de cristianos celebran la Asunción de María, aquella mujer cuya carne era tan pura que tuvo el privilegio de no necesitar despojarse de su envoltura material para ascender a las regiones supralunares. Gente que ve televisión por satélite a diario, usa gps y telefonía móvil –tecnologías que implican conocimientos como la velocidad de la luz y la teoría de la relatividad, incompatibles con la idea de la esfera de las estrellas fijas– rinde culto hoy a ese símbolo del desafortunado encuentro de la culpabilidad semítica con el odio a la materia platónico, que fue definido como dogma en 1849.

El desarrollo del conocimiento científico y tecnológico no sólo es nuestro deber moral como especie, es nuestra única esperanza para un futuro mejor.


El personaje de la capitular es Marvin el marciano, de los dibujos animados de la Warner. La captura de ¿Quiere ser millonario? ha circulado mucho por la red, pero parece ser un fake.

12 comentarios:

Perro. dijo...

Muy bueno Evil.

Mientras leía de la asunción de María me preguntaba si el dogma contiene algo de información, por ej.:
María estaba viva o muerta cuando su cuerpo comenzó a ascender?
Cuando abandono la atmósfera y si estaba viva, como respiraba?
Esta María en la luna o continua con su viaje estelar como las sondas de la NASA que han surcado este sistema solar y apuntan al mas allá?

Son muchas preguntas.

Un reuerdo para Arias.

Lisandro Carnielli dijo...

Quedé shockeado con lo de Arias. Afectuoso recuerdo para él!

El post nuevamente completo y brillante.

Abrazo!

Evil Preacher dijo...

Disculpad: he borrado mi respuesta porque he descubierto un error en mis cálculos: me he liado pasando de estadios a metros y de metros a kilómetros ¡Ya los revisaré mañana que se me hace tarde! :D

Diego dijo...

Realmente impactante la trágica muerte de Enrique. Lo vamos a extrañar. Hasta siempre, amigo y poeta!!
Muy bueno el post efectivamente, Preacher. Claro que el tema de las "Ascenciones" y las "Asunciones" (no es lo mismo) da para largo.
Saludos!

Evil Preacher dijo...

Gracias, Diego.

Transcribo el mensaje de anoche. Debía yo estar ya muy dormido en mi última revisión, porque las cifras estaban bien, pero he aprovechado para mejorar la redacción para hacerla más clara:

No es para menos, Lisandro: creo que, aunque sabíamos que le apreciábamos, a todos nos ha sorprendido cuánto nos ha afectado perderlo.

Aprovecho que dices que encuentras el post completo para enlazar un par de vídeos que no añadí para no cargarlo demasiado:
Una procesión de la Inmaculada que resulta deprimente, sobre todo contrapuesta a las imágenes que transmitió la Nasa:
http://www.youtube.com/watch?v=O8pczzY20yA

Una respuesta a la pregunta «¿qué orbita alrededor de la Tierra?» Atención al comodín del público:
http://fragg.me/video/qui-veut-gagner-des-millions-gravite-terre

También hubiera querido poner una foto de una universidad de un país musulmán hace treinta años y ahora que guardaba para la ocasión, pero no la he encontrado :(
¡Un abrazo!

Interesantes preguntas, Perro:
Hay que tener en cuenta que el papa es infalible y los dogmas, por definición, son verdades sobre las que no se puede dudar, por lo que está claro que el heliocentrismo y los inmensos tamaños del Universo que dan los científicos ateos son falsedades fruto de una conspiración en la que está implicada la Nasa.
La tradición Católica y Ortodoxa, coincidentes, dan pistas sobre las posibles respuestas, pero antes, tomemos algunos datos de Plolomeo:

El radio de la Esfera de las Estrellas Fijas es 40000 veces el radio de la Tierra, que podemos calcular a partir de su perímetro, según él de 180000 estadios. Dando al estadio un valor de 184,95m, nos sale que la Esfera de las Estrellas Fijas tiene 211937088,42km. Más allá de esta esfera está el Empíreo, el Cielo, el Habitaculum Dei et Omnium Electorum, por lo que si restamos un radio terrestre a esta cifra deberíamos tener nada menos que la distancia entre el Cielo y la Tierra: 211931790 km. Esa es la distancia que hubo de recorrer la Virgen durante la asunción (menos que el Curiosity).

Tardó tres días en llegar, según nos informa el evangelio de san Juan el Teólogo XLVIII-XLIX, lo que nos da una media de 2943497km/h si no me equivoco; pero puede que más, ya que es probable que se diga «al tercer día» con cuenta inclusiva, según el uso romano, con lo que serían solamente dos días de viaje (en ese caso, 4415245,625 km/h). La aceleración debió ser bastante gradual, ya que cuando estaba todavía a poca distancia (pasaba a la altura de la cima de un cierto monte Olivete) pudo charlar con Santo Tomás apóstol y lanzarle su cinturón como regalo (Evangelio de José de Arimatea, XX).

El dogma especifica que no estaba muerta, solo lo parecía, por lo que no es propio decir «muerte de la Virgen María», sino «dormición». De hecho, Caravaggio se metió en un buen lío cuando pintó este episodio porque su Virgen parecía demasiado muerta. Es de suponer que cuando lo del cinturón ya se había despabilado con el aire.

En cuanto a las dificultades para respirar, según, de nuevo, Ptolomeo, las esferas están llenas de un fluido que él llama éter, pero no nos dice si es respirable o no. Ilustro el post con una estatua de Soasig Chamaillard: con esta imagen pretendía yo sugerir una reflexión en el sentido que propones.

He recurrido a Ptolomeo porque sus teorías han sido siempre aceptadas por la cristiandad, pero para la armonización del geocentrismo y los dogmas católicos (pasando por las muy verdaderas visiones de santa Hildegarda de Bingen) con los conocimientos científicos actuales, el gran experto es JuanC, en su magnífico blog:
http://creacinseisdas.blogspot.fr/

¡Un abrazo!

Diego dijo...

Siempre me fascinaron los pormenorizados relatos apocrifos y las ricas e imaginativas revelaciones de los santos. Lo del cinturon se lleva la palma...
Esto tambien me hizo acordar aquel celebre grabado de Durero, La Nemesis o Diosa Fortuna, que aunque inspirado en la mitologia romana, para el caso es lo mismo: una mujer voladora que esparce sus bendiciones o desgracias.

Alejandro dijo...

Sin palabras por lo de Arias. No me atrevo a preguntar nada... me cuesta creer que nos haya dejado. Muy buen post Evil, imagino que a Enrique le habría agradado... de seguro habría dicho algo sobre la foto de Irán.

En asuntos más ligeros, se me ocurre crear mi propio cuento apócrifo, a ver si me ayudan, ¿qué escena sería interesante expandir de las ya existentes?. También me gustaría hacer un mini juego donde manejes a jesus dando latigazos en el templo; con evil como guionista seguro quedaría genial. Sería un proyecto interesante pero no podría hacerlo solo ¿que opinas evil? ¿alguien -más- se sumaría? (es totalmente factible hacerlo a largo plazo, implica bastante trabajo sin embargo).

Muchos saludos Evil!.

Diego dijo...

Alejandro: Yo soy ilustrador de una empresa de casual gsmes y estoy mas o menos actualizado con los juegos de Facebook. Debo decirte que ya existe un juego de Jesus! Call of Jesus creo que se llama y es terriblemente aburrido. Producido por vaya a saber que iglesia, el usuario se convierte (valga la redundancia) en un discipulo que, entre otras tareas que un mesias asignaria a todo buen y obsecuente seguidor con poco criterio propio, debe azotar a los mercaderes del templo. Pienso sin embargo, que se puede hacer algo mejor. Saludos!

Atilio dijo...

Muy buen post Evil que tiene solo el defecto de ser muy corto.

Me quedé pensando con lo que dice Diego y me fui a ver la diferencia entre asunción y ascención.

Encontré esta entrada que me pareció satisfactoria:

http://www.davidmacd.com/catolicos/aconciones_de_maria.htm

La razón de mi satisfacción es porque, aún si el autor estuviese errado ya se comprende que todo esto es, como de costumbre, el efecto de las fantasías e ignorancia de las personas en la época.
Todo está a escala humana y los detalles son deliciosamente provincianos.

Cuando uno se detiene un momento a ponderar la discusión entre ciertos cristianos sobre si subió sola o la ayudó su hijo...es de no creer, así como son de no creer (precisamente) los hechos narrados en el gran libro de citas y que me regalaste sobre la herejías cristianas.

Pobre Enrique. Por lo menos ya no sufre.

Saludos.

Evil Preacher dijo...

La curioso, Diego, es que la única base textual de estas creencias son evangelios considerados apócrifos y, pese a ello, no les importa luego definirlas como dogma.
La diferencia entre asunción y ascensión tiene su reflejo en la iconografía («¡Hay fotos señores!»). Mientras Jesús levita solo o flota sobre una nube, a la manera de Son Goku en Dragon Ball (método que usaron también los apóstoles para volar a la cabecera del lecho de muerte de María) a la Virgen la suben unos angelitos. Se insiste en la presencia de Jesús en el evento en el evangelio de Juan el teólogo.

Alejandro: he visto yo también dos juegos con Jesús. Ambos eran en flash y de lucha. Uno enfrentaba a diferentes personajes bíblicos entre ellos (este era el más divertido y con un grafismo más atractivo) y el otro a Dios y Jesús con otros personajes mitológicos. Estaban graciosos. Cuéntame más de tu proyecto por mail; aunque ahora no tengo tiempo para nada, si se me ocurre alguna idea que puedas usar, por supuesto puedes contar con ella.

Gracias Atilio. Pretendía dar un ejemplo breve y sencillo de una creencia cristiana incompatible con la sensatez y el estado actual de nuestros conocimientos. Esta era muy buena por su clara incompatibilidad, por ser una «verdad de la cual no se puede dudar» (lo que es un dogma, por definición) para la ICAR y ser ecuménica, ya que está todavía más arraigada en el cristianismo ortodoxo. Con el agravante, además, de que el papa la definió como dogma tan tardíamente que ya era ridículo. Además la festividad y el aterrizaje del Curiosity le daban actualidad.


Desde luego los ejemplos posibles son infinitos; por seguir con un evento mencionado en el post, otro sería que la detección del bosón de Higgs y la confirmación del modelo standard; refinamiento ya innecesario para considerar obsoletas las especulaciones aristotélicas sobre la naturaleza de la materia en las que se basa la teología católica para explicar la transustanciación de la hostia.

Otro aspecto que quería sugerir, si bien para verlo en toda su dimensión haría falta, precisamente, citar muchos ejemplos, es el problema de escala que subyace a las creencias que se basan en mitologías antiguas (con la excepción de algunos mitos indios): la identificación de la historia del universo con la de la humanidad, que es de unas pocas generaciones, del fin del Mundo con el fin del Universo, etc. Tú has resumido magistralmente este problema con esta frase «Todo está a escala humana y los detalles son deliciosamente provincianos».

De la página que enlazas, me ha encantado cómo el autor propone, como método para probar su posición, la oración pidiendo a Dios la respuesta. Es decir, propone a sus antagonistas que recen a Dios pidiéndole una respuesta correcta para porbarles que ellos están equivocados y que él tiene razón. Acojonante. Magnífica la última frase: «Ruego porque puedas tener la misma experiencia que me ha llevado a mis poderosas convicciones sobre la validez de María como auxilio de los desamparados y gran guerrera de la oración».

Diego dijo...

Creo que ahi, en lo que Atilio y Preacher han señalado radica en gran medida el exito cristiano a nivel masivo: Presentar un drama de proporciones cosmicas a traves de sucesos humanos, temporales y hasta triviales. Y el arte sacro se ha encargado de plasmar esta idea definitivamente en la mente del creyente. Que personas vestidas con tunicas se eleven por los aires, sobrevolando bucolicos campos, colinas, aldeas y gentio es una idea poderosa, no cabe ninguna duda. Todo ello resulta a la vez familiar, nostalgico y poetico. Si acompañamos la imagen con un buen coro, el cuadro estara completo.

Anónimo dijo...

Hace tiempo no pasaba por aquí y no había leído la respuesta a mis preguntas Evil.
Menuda aceleración la del bólido Mariano. Me hago la misma pregunta que cuando miro alguna película de superhéroes voladores a gran velocidad, como hacen para no prenderse fuego por la fricción con el aire? Como aguantan sus ropas además? Como respiran a esas velocidades?
Superman era extraterrestre, María no.

Un saludo.
Perro.