lunes, 2 de mayo de 2011

El Predicador te necesita

Este blog dice ocuparse del análisis de ficciones, sin embargo no hay tantos post que se centren de manera evidente y sistemática en este asunto, sobre todo últimamente. No obstante, confieso, estoy trabajando en un proyecto muy ambicioso en ese ámbito de estudio; nada menos que una teoría general narratológica que parte de los formalismos rusos y franceses, sobre todo, con elementos de autores más recientes. Una de las dificultades que he de vencer para llevar tal fin a buen puerto, es la necesidad de recolectar un gran número de ejemplos, cuantos más mejor, para sostener o poner a prueba (y eventualmente refutar) mi aparato teórico. Esto implica muchas horas de lectura y visionado de narraciones de ficción. Es para mejorar esta búsqueda que, estimados amigos y parroquianos, pido su colaboración. Hasta ahora he intentado escribir artículos «acabados», buscando los ejemplos por mí mismo; seguiré haciéndolo, pero, algunas veces, pediré a los lectores que me hagan llegar a través de los comentarios otros ejemplos con los que se hayan topado en su experiencia como lectores, espectadores, jugadores de vídeo juego, etc.
Los ejemplos podrán ser de cualquiera de los elementos que conforman una ficción, a diferentes niveles, desde un rasgo de estilo, a un gag, pasando por un rasgo iconográfico, un esquema argumental, etc. Quedará más claro con algunos ejemplos:

Un rasgo iconográfico que marca a un personaje como bisoño e inexperimentado es el flequillo. A medida que el personaje pasa de aprendiz a maestro, va perdiendo el flequillo poco a poco. Dos ejemplos serían Luke Skywalker y Harry Potter:

luke_skywalker
Además del flequillo, Luke participa de otro rasgo clásico para indicar la madurez del personaje: sus ropas se hacen más oscuras
Luke sin flequillo

Como ven, se trata de un rasgo insignificante, pero tener varios ejemplos me permitiría extraer tendencias generales de su uso o definir su relación con esquemas argumentales relacionados, como el tipo bildungsroman. Si no hubiera suficientes ejemplos significativos, podría rechazarlo como irrelevante.

Harry con flequillo Harry-Potter-And-The-Order-Of-Phoenix-2007-Front-Cover-862

Un gag que vemos en muchas películas tiene el argumento siguiente: un testigo fortuito de un evento sorprendente (siempre es un personaje que no interviene en la acción principal) está bebiendo. Mira con incredulidad al evento y a su bebida alternativamente para, finalmente, arrojar lejos la botella. El espectador infiere que ha decidido dejar el alcohol para no ver más lo que él juzga una alucinación.

Pescador sorprendido
Testigo fortuito sorprendido de Superman II: lamentablemente, la Warner opina que el que se hable de sus películas, se analicen y se citen podría perjudicarlos económicamente y me impiden insertar aquí 51 segundos de su propiedad. Por lo tanto, si quieren saber ustedes a qué me refiero, han de ver el vídeo en este enlace externo.

Solo he podido recordar el caso de Superman II: no se trata de un ejemplo prístino de este gag, ya que la bebida suele ser alcohólica y aquí no lo parece (sin duda por ser una película orientada a los niños) lo que obliga al espectador a un análisis suplementario ¿había alcohol en la taza? ¿el pescador cree que ha alucinado debido a algún tipo de adulteración en su café? Me sería muy útil encontrar algunos ejemplos más; estoy seguro de que existen desde el Hollywood clásico hasta la comedia de los 80 ¿conocen ustedes alguno?

Tigre_Y_Dragon
Imagen de Tigre y Dragón

Mis consultas pueden concernir a elementos de un nivel más amplio, como pudiera ser una estructura narrativa. Un ejemplo:
Tengo la impresión de que es frecuente en las películas de artes marciales que el protagonista, al principio, se niegue a pelear (por sus convicciones pacifistas, por seguir los consejos de un maestro, etc.) y el resto de la trama podría ser leído como una excusa para provocar una gran confrontación final, en la que el protagonista exhibe sus habilidades luchadoras pese a sus propósitos iniciales.

¿Conocen alguna narración que responda a este esquema? Illuminatus me propone Ip Man y Tigre y Dragón. También encontramos este argumento fuera de las artes marciales y ha dado clásicos de la talla de The Quiet Man o Sin perdón, desde luego, esta explicación tan esquemática no basta para agotar su riqueza.

De manera que, de ahora en adelante, y si a ustedes les parece bien, podrán encontrar aquí post donde les pida que echen mano de su memoria y de su experiencia como receptores de ficciones narrativas, a veces simplemente planteando la pregunta y otras con un post al uso, al final del cual solicito más ejemplos que podrían enriquecerlo. En ambos casos, el post irá marcado con un dibujito del predicador pidiendo ayuda, como este de aquí:

Predi

¡Gracias de antemano!

Mil gracias a los amigos que me han ayudado a encontrar estos ejemplos y otros más que aparecerán en post futuros: Maelmori, Illuminatus, Mabuto y Juan Antonio. Entre muchas otras pistas me han enlazado la interesante página Tv Tropes.
El magnífico dibujo de la capitular, inspirado en A Clockwork Orange, es de la ilustradora estadounidense *Applesaucemoss.

10 comentarios:

Maelmori dijo...

Podemos deducir a partir de estas palabras que Conan es un personaje que no evoluciona... ¿o quizá se capee el pelo cuando llegue al trono de Aquilonia?

Maelmori dijo...

Con respecto a las artes marciales, varias historietas de Usagi Yojimbo siguen ese esquema. En varias ocasiones insiste en que lo más importante que le ha enseñado su maestro es la contención. En las historias de juventud que se lance a la batalla sin pensar es un signo de inmadurez. Por poner un ejemplo concreto en el número 17
http://www.entrecomics.com/?p=5680
se enfrenta a un samurai con el que no quiere enfrentarse: al final la tensión es insoportable y se baten en duelo. Su adversario le derrota, pero le perdona la vida con tal de que busque a su maestro para concertar, esta vez con él, pues es su verdadero adversario, la cita del duelo.
Pero es habitual en Usagi rehuir el combate por motivos de honor o evitar abusar de su (a veces sobrevalorada) fuerza.

Destacar que este esquema muchas veces muestra dos lecciones:
1.- Que tienes que perder el miedo a los abusicas.
2.- como decían en la hora chanante, "con violencia, así es como hay que resolver los problemas".

saludetes!

Apicius dijo...

Suelo leer sus escritos y me gustan, pero nada puedo ayudar en las preguntas que hace.
Lo siento.
Saludos

rfm dijo...

No sé si conocerás este documental; puede resultarte bastante útil.
http://www.youtube.com/watch?v=EDy5VpqDGps
Me gusta mucho analizar el humor (después de reírme, claro), y me encanta la idea de que existan ciertos gags y códigos narrativos tan universales (como el del enorme cristal con el que cruzan la calle dos operarios durante una persecución en coche) que haya al menos dos niveles de "punch line" visual: la sonrisa por lo que uno se espera y la carcajada por lo inesperado.
Hay un tercer nivel, el de suspense, que suele aparecer cuando tienes confianza en la inteligencia del director: ves la premisa (los operarios con el cristal) y esperas el desenlace (el cristal roto), pero desde el primer momento se crea un estadio de ansiedad narrativa basado en las expectactivas que el director crea: "¿Cómo hará este tío que el cristal se rompa finalmente?".

Hay un capítulo de los Simpson (también una fuente genial de "metahumor") en el que Homer se da repetidamente con el palo de un rastrillo en la cara tras pisarlo. La sutileza del guión ahí no está en la concepción de un complicado método por el que Homer se parta la cara, sino en ser consciente de que la simple repetición de la acción hasta niveles ridículos es lo que provocará la carcajada "in crescendo". En el mismo sentido, se me ocurren los sucesivos gags del artista tartamudo en el primer capítulo de "Museo Coconut".
En fin, me gusta mucho el tema, de modo que si se me ocurren más cosas las iré comentando.

Saludos

Evil Preacher dijo...

Maelmori:
Si atendemos a los relatos o a las historietas, no vemos mucha evolución en el personaje, al menos las que yo recuerdo ahora mismo. En la primera película sí que lleva flequillo, por cierto, cuando le interpreta Jorge Sanz y luego lo pierde. Pero el flequillo no es el único elemento para marcar la madurez del personaje; a menudo se representa a Conan rey con barba, precisamente para mostrar que la edad y el poder lo han hecho más reflexivo. A David Carradaine en Boxcar Berta le ponen gafas para significar lo mismo.

Gracias por traer a Usagi Yojimbo a la conversación; hace ya más de diez años que me leí los tebeos y lo tenía muy olvidado (igual te los tengo que pedir otra vez :p ). Creo que en la serie Kung Fu con David Carradaine hay una tensión similar.

Apicius:
Muchas gracias por leerme. La verdad es que supongo que está usted en el caso de casi todos, a mí mismo me está costando recordar los ejemplos que necesito. Por otro lado, una vez hecha la llamada, es posible que la próxima vez que, por casualidad, alguien vea en una película, por ejemplo, un gag de testigo fortuito sorprendido, se acuerde de mí y me lo comunique.

RFM:
Tu descripción del efecto humorístico me recuerda a la mejor teorización que he leído sobre el asunto, que debemos a Juan Tamariz; espero poder hablar sobre ella un día de estos. Por otro lado, en el futuro preguntaré por otros gags recurrentes.

rfm dijo...

Por cierto, tenemos otro ejemplo de "luchador bartlebyano" en Atticus Finch, protagonista de "Matar a un ruiseñor", cuyos hijos desconocen hasta un momento dado de la historia que, a pesar de su alergia a las armas de fuego, un día fue el mejor tirador del condado.

Evil Preacher dijo...

Gran película y gran ejemplo ese, desde luego, bien visto. Por cierto, no he podido ver aún el documental que me has enlazado, espero hacerlo en breve.

Illuminatus dijo...

Una forma narrativa clásica: la maldad deforma y/o oscurece. Muchísimos ejemplos: el más clásico es el de el Dr. Jekyll pero tenemos al senador Palpatine (aunque hay una discusión trivial respecto a si en realidad su aspecto saludable era sólo camuflaje) y al Superman afectado por la kriptonita sintética de Superman III.

Juan Antonio dijo...

En cuanto a evoluciones capilares que exterioricen iconográficamente mociones interiores del personaje, cómo no recordar la de Travis, por su paroxismo: del indeterminado y anodino flequillo inicial al alienado corte mohawk. Nota fundamental del proceso: se hace visible el propio tránsito, de su misma mano (aparte de un gesto de solipsismo más, un acto de anomalía clave para entender a este extraño héroe: nadie le enseña, nadie le inicia). En consecuencia, no mide sus actos y arma la de San Quintín.

Evil Preacher dijo...

La deformidad causada por la maldad tiene en nuestra cultura viejas raíces bíblicas. Permanece enquistada en la «sabiduría popular» en dichos como «La cara es el espejo del alma». También se puede relacionar con enfermedades «vergonzosas», que provocaban pústulas o otras deformidades visibles, como la lepra o ciertas enfermedades venéreas, como la sífilis; esas manifestaciones dérmicas serían así marcas del pecado. Otro ejemplo victoriano muy bueno es El retrato de Doran Gray: Juan Requena ha profundizado en el asunto en sus ensayos sobre Sherlock Holmes.

En otro ámbito, uno de los elementos que me encantaron en la primera versión animé de Fullmetal Alchemist fue cómo la maldad iba degradando el físico de algunos personajes.

Por otro lado, la lepra es blanca; relacionado con el oscurecimiento que propones, Illuminatus, se me ocurre el caso de los pitufos negros.


Sin duda, Juan Antonio, un ejemplo imprescindible en una antología del cambio de cabello como símbolo de iniciación, bien traído. El que lo haga por su propia mano me ha recordado, al leerte, a como Napoleón se corona por sí mismo, rechazando la linea de legitimidad precedente y creando una nueva.