domingo, 31 de enero de 2010

El Dr. Zaius y el Dr. Zaius

Día mundial del traje de gorila 2010
Nota: Celebramos este año el día mundial del traje de gorila con este artículo. En él mencionamos elementos de la novela El planeta de los simios, de Pierre Boulle. Si no la han leído aún, leer este artículo destruirá toda posibilidad de disfrutarla y sería una pena porque es muy interesante.

Recientemente decíamos, a propósito de Sherlock Holmes, que una adaptación no necesita ser fiel para ser buena. Otro tanto podemos decir del gran clásico de 1968 The Planet of the Apes, que poco en común tiene con su referente literario La planete de singes, publicado en 1963 por Pierre Boulle. De las diferencias entre estas narraciones vamos a fijarnos aquí particularmente en las que alejan a sendos doctores Zaius.
En la película Zaius conoce los textos sagrados al dedillo y todo lo que concierne a la ciencia y la sabiduría simia. Por otro lado es un conservador extremo, guardián de lo heredado y enemigo declarado de la novedad; tiene a demás buenas razones para ello, su conocimiento de la historia, al que no tienen acceso los demás simios, es lo que le hace tener esa actitud por el bien de su pueblo. Esto hace de él un personaje complejo y sumamente interesante. Tiene la ventaja, frente a los reaccionarios de la realidad, de que vive en un mundo postapocalíptico y que es un mono.

Zaius2 Zaius1
El Zaius del libro no tiene nada que ver. A medida que avanza en la novela el lector se apercibe paulatinamente de que los simios, a diferencia de los de la película, no son inteligentes: solo lo parecen. Actúan como «monos de repetición», replicando los comportamientos que habían visto en los hombres, todo es una pantomima. En la conferencia que da el humano protagonista, aprecian, más que el contenido, la actitud y cómo bebe agua al terminar, esa es la primera pista. El no iniciado tiene a menudo la impresión de que en la bolsa todo el mundo grita y se agita sin sentido: eso es exactamente lo que ocurría en la bolsa del mundo simio. Si los experimentos con humanos por parte de los chimpancés y las cacerías por parte de los gorilas, eran tan comunes, era porque eran las actividades humanas con las que habían estado más habitualmente en contacto. Solo contados chimpancés habían comenzado a desarrollar verdadera inteligencia.

En este contexto ¿cuál era el papel de los orangutanes y de Zaius, la cúspide de su jerarquía? Ellos imitaban los comportamientos superficiales y actitudes de los sabios humanos: ponían cara de interesante, hablaban con suficiencia y seguridad, adoptaban ademán reflexivo, perdían tiempo ante documentos que no comprendían haciendo como si sí.
Ante esto se impone una reflexión moralizante, similar a la que encontramos al final de La isla de doctor Moreau de Wells ¿Cuántos humanos cruzamos a diario similares a estos animales?
Pero si gente que pretende lo que no es, o que es esencialmente superficial, la encontramos en todos los ámbitos (recordemos la moral americana precrisis que preconizaba una actitud de felicidad y triunfo para llegar a la felicidad y el triunfo) una actividad destaca por encima de todas: la del religioso profesional. Si, por ejemplo, un físico puede ser un farsante, un religioso profesional siempre lo es, constituyendo esa pantomima la esencia misma de su labor.

Papa
El Papa Benedicto XVI «en meditación y en no oración», como precisaron fuentes de Vaticano, durante su visita a la Mezquita Azul en Estambul en 2006. Vía La nación.

Las sectas tienen siempre una estructura piramidal: los creyentes de base no tienen acceso a grandes secretos y milagros, pero confían en que sus líderes sí y que, ellos mismos, llegarán también a ver confirmadas sus creencias un día. Entre tanto han de dar a la jerarquía su dignidad, su dinero y su culo, a menudo literalmente.

Los líderes, mientras, ponen caras de santidad, de sabiduría, de oración. Se retratan con túnicas, con palomas sobre la cabeza, dando bendiciones y conjuros.
En este día mundial del traje de gorila recordamos pues al papa de Roma, cuyo ministerio se ha comparado a menudo con el traje nuevo del emperador, pero, como hemos visto, se parece también a un traje de simio, al del dr. Zaius.

Letra capitular elaborada con figuras tomadas de aquí y la 'R' tomada de aquí.

11 comentarios:

padawan dijo...

Vaya, muy interesante ese matiz del libro respecto a la peli. Lo tenía por casa y siempre me dió pereza leerlo, pero ahora me ha entrado curiosidad.

Pablo dijo...

No conocía esa diferencia de matices (no debo haber prestado mucha atención cuando leí la novela, años ha). Me llevo un link para Alerta Religión. Saludos y gracias por el buen trabajo.

Atilio dijo...

Muy buen post EVIL.

Siempre me llamo la atención, me produjo risa y también sorpresa e incredulidad, que haya hombres que con caras serias se pongan ropas extravagante y hagan gestos en el aire, pases de magia en definitiva, como forma de ganarse la vida.
Los mismos sentimientos pero mas fuertes me provocan aquellos que se tragan tan grotesca mentira.

Lo sorprendente es que los mismos que se tragan el signo de la cruz dibujada en el aire como método eficaz para cambiar la situación metafísica del receptor o la amputación genital como bienvenida a otro estado metaf'isico se sonríen ante la danza de la lluvia o espantan ante el degüello de una cabra para que la cosecha sea buena.

Illuminatus dijo...

Ya que no he leído el libro, todavía, me abstendré de leer la entrada para evitar los spoilers pero no puedo evitar aportar dos enlaces para disfrute general (si se captan las referencias):

http://www.youtube.com/watch?v=BZUB0kLLBUA

http://www.youtube.com/watch?v=ef3K-EB4Ryk

RNB dijo...

Hay días que da gusto conectarse a internet. !Excelente entrada!
Me pasaba por aquí para recomendarte la tira de ayer de "Quiero una chica de serie B", que creo que te gustaría.
Respecto a lo de las sectas hay algo que falla en tu afirmación: No todas las sectas son piramidales (que me dices de los cuaqueros o de los budistas del gran vehículo) y sin embargo muchas organizaciones tienen un escalafón como el que describes sin serlo (masonería, servicios de inteligencia...)

Malena dijo...

Excelente entrada, Evil. Una de mis favoritas.

Movimiento 31 dijo...

Dejé el sombrero a 30 centímetros de la cabeza al acabar de leer la entrada. Cómo te gustan el concepto de farsa y hurgar con él en las instituciones ulcerosas y nefandas.

Evil Preacher dijo...

Muchas gracias a todos por la buena acogida del post, si siempre sienta bien, mucho más en estos tiempos en los que apenas tengo tiempo para escribir.

En la advertencia sobre los spoilers intenté ser bastante persuasivo, porque el descubrimiento paulatino de esa particularidad simia es uno de los pilares del libro, aunque no lo agota: tiene otras sorpresas, de manera que lo recomiendo incluso a los que no hayan seguido la advertencia.

Aprovecho para responder los comentarios durante el curro: estoy vigilando un examen en estos momentos y me han dado un aula con conexión :P En estas condiciones no puedo ver los vídeos que propones, Illuminatus, pero ese cristiano converso da mucho miedo, a ver si saco un rato.

Rnb, bien visto, voy a cambiar eso de "todas las sectas tienen" por "las sectas suelen tener". Por cierto, me han encantado las tiras, en particular las relativas al día mundial del traje de gorila.

La verdad es que el post lo tenía pensado desde hace años y al final nunca tenía tiempo de meterlo en una celebración del día mundial del traje de gorila. Sin embargo, la última parte, la que relaciona a Zaius con el papa, no se me ocurrió hasta algo más tarde, cuando vi la meditación y no oración de la foto. Precisamente estaba en casa de Atilio, que vivía entonces en París, y nos quedamos asombrados del nivel de farsa absurda, ahí me dije: este tío es como el dr. Zaius.

Äriastóteles Lumínico dijo...

...y yo no pasaría el test de Turing, pues me encanta el Día del traje de gorila a lo del Zaius de la novela, que no de la película.

Valentín VN dijo...

Me viene estupendamente que hayas hablado de la novela de Boulle, ya que voy a hacer una entrada sobre ella el lunes 22 (de hecho la estoy preparando ahora).

Y me gusta mucho la visión tan sumamente acertada que has tenido del Zaius de la película. Actúa como una persona concienciada por la prosperidad de su pueblo. Pero prefiero a Aurelio y Zira, que sería más mi posición.

Los comentarios finales, como siempre, acertadísimos también.

Evil Preacher dijo...

Precisamente es esa empatía, Arias, la que te haría pasar el test de Voigt-Kampf.

Valentíb ¡Estupendo! Un comentario parecido (sobre la coincidencia) te iba a hacer yo en tu blog cuando, pocos días despues de esta entrada, publicaste tú una sobre El puente sobre el río Kwaï, y es que esto de Internet, ya lo tenemos hablado, es como un patio de colegio gigante y cada vez me asombro menos de nuestra afinidades de de que tratemos los mismo temas :)