sábado, 29 de septiembre de 2007

Otros mundos IV (y dos)

estimados parroquianos, he de pedirles disculpas por la pequeña broma que apareció en la última entrega de Otros mundos:
Al acabar una colección era habitual tener un importante número de cromos de más (técnicamente «taco de repes»). Con algunos de esos repes, en una colección como esta, era posible crear por combinación nuevas criaturas. Para los parroquianos más jóvenes debemos aclarar que en aquella época cortar y pegar eran tareas que requerían el concurso de tijeras y pegamento. El batrácido cretinoide fue un producto de esta operación. Aquí pueden ver el original, para su publicación en el blog se le situó (esta vez con el Gimp) en un fondo basado en el número nueve, el argonáutido monoftalmo (al que conoceremos en breve). El cuerpo, como pueden ustedes apreciar, procede del macrocéphalo, la cabeza del ránido; el texto, aunque inventado, retoma elementos de la colección, como el profesor Radycoff y los palenques de lucha. Confiamos en que este caso no mancille la confianza que todos ustedes depositan en el predicador, que ha construido su prestigio sobre la base del rigor y la veracidad. He aquí el verdadero número cinco de la colección:

















5. Macrocéphalo verrugoso:
Gigantesco cual una ballena puesta en pie, su cabeza descomunal alberga un cerebro menor que una castaña. Sus verrugas segregan un líquido corrosivo. Sus pasos hacen crujir el suelo de Neumón III.

Combinación ente el 77, búbido de Neumón III y el 171, caballero negro ¿algún parroquiano aventura un nombre o un texto para este nuevo cromo apócrifo?



103. Ránido cazador.
Devoran aves, roedores y otros animalillos perjudiciales para la agricultura y son protegidos por los placodermos. Los cinocéfalos los han introducido en otros planetas. Por desgracia para ellos están inermes frente a otros depredadores.

Capitular montada sobre una foto tomada de aquí.

9 comentarios:

Atilio dijo...

Antropobluico cascoso soleado. Guardianes incorruptibles del santuario de Helios IV; en situaciones de peligro se sacan el casco y destruyen el enemigo aunque no se sabe como pues nadie ha sobrevivido.

Evil Preacher dijo...

Muy bueno :)
El "aunque no se sabe como" no sólo es fiel a la colección (vemos frases similares a menudo) es de lo más evocadora y , a demás, retoma el mito del basilisco evitando la paradoja que señala Quevedo en su romance:

Si está vivo quien te vio,
toda tu historia es mentira;
pues si no murió, te ignora,
y si murió, no lo afirma.

Illuminatus dijo...

No salgo de mi asombro: ¿placodermos? Es un grupo de peces mandibulados (gnatostomados) primitivos que originaron los modernos condrictios y osteoíctios. Que uso más creativo del nombre...

Por cierto, ¿qué le parecería Derviche Acorazado: guerrero fanático de la Guardia Blindada de Mandalay, son lanzados al combate directamente sobre el enemigo desde lanzaderas transorbitales con objeto de causar el caos entre las líneas enemigas. Su supervivencia es irrelevante.

Evil Preacher dijo...

¡Ah, qué recuerdos me trae ese grupo! Tenía un libro de la colección "La vida secreta de los animales": La prehistoria (otros títulos de la colección eran En los bosques, En el Gran Norte... eso de En la prehistoria no era una división sistemática, me escamaba de pequeño). Pues en ese libro, venía un dibujo de un pez placodermo que me encantaba (Dunkleosteus terrelli) creo que todavía tengo alguno de los dibujos que hice copiándolo.

Sin embargo, como veremos en su momento, los placodermos tririnos no tienen nada de peces; tienen en común con ese grupo prehistórico, eso sí, la piel formada por placas.

Illuminatus, si esto fuera un concurso, hubieras ganado. El legítimo dueño del casco del cromo espurio tiene unas funciones muy parecidas a las que propones y una esperanza de supervivencia similar ¡admirable!

Illuminatus dijo...

Vaya, me sorprende la coíncidencia. La verdad es que es un poco de deformación de jugador (tablero, PC, etc.): siempre hay que tener a mano algún tipo de tropa que lanzar directamente sobre el enemigo para romper sus líneas.

Evil Preacher dijo...

La coincidencia más que estratégica, es psicológica y... digamos, demográfica. Los caballeros negros, como los derviches acorazados, son unos fanáticos y su supervivencia en las batallas es del 20% (y supongo que los supervivientes estarán muertos de vergüenza).

NtmeC dijo...

El ránido cazador se parece bastante a Iggy Pop, creo yo. Le pintas unos pantalones de cuero con un Edding 500 negro, le aces una menelita con un poquito de papel pinocho y ríete tú de la peluquería de Playdoh.

Evil Preacher dijo...

Pues la verdad es que tiene ese carisma de viejo rockero, esa enjutez propia del heroinómano que comparten los Stones, Iggy Pop, los hermanos Calatrava y Fofito.
En cuanto a los abdominales, son completamente de Iggy.

Ioannes Ensis dijo...

Dioses santos del averno!!!
¡Yo terminé esa colección!
¿Dónde mierdas estará el albúm?