sábado, 30 de octubre de 2010

De Profundis

Existen criaturas tan infames que nuestra mente rechaza siquiera su posibilidad, cuya presencia destruye las muletas epistemológicas en las que nuestro razonamiento se sostiene y nos hacen renunciar a la desesperación para aferrarnos a la locura. Arrastrándose desde lo más profundo del Abismo Primigenio, llega el Metamerado gominolaidæ.

Pantallazo-1



Tomado de la página del fabricante.

3 comentarios:

Illuminatus dijo...

Lo confieso: tanto por longitud como por morfología he tenido una reminiscencia de ciertas producciones para adultos donde se emplean dispositivos que a primera vista resultarían poco distinguibles.

Enrique Arias Valencia dijo...

¡je je je!

Evil Preacher dijo...

Sin duda por ello emplean gran parte del metraje del anuncio en explicar «lo que no es», pero ¡quién sabe! el mundo está lleno de McGivers.