miércoles, 4 de marzo de 2009

Who watches the watchmen movie? I do (actualizado)

Nadie será indiferente a esta película, si me permiten el tópico. Para aquellos que han sacralizado el tebeo, será un estupendo terreno para cazar los momentos en los que se aparta del original, para los que consideran Watchmen un buen tebeo, será una muy grata sorpresa.

Decíamos recientemente que Watchmen es un gran cómic pero no, como algunos consideran, una obra maestra, debido a sus muchos defectos: el plan final del supervillano, supuestamente muy inteligente, es bobo y pueril, la narración de piratas lastran el ritmo narrativo, el pulpo gigante da la risa, etc.

3197335272_d174d49f3e_o
¿No es una maravilla?

Snyder cuenta una historia coherente y que engancha. Si la simplificación de algunos elementos, debido a la limitación del tiempo de un largometraje, es inevitable, la mayor parte de las veces enriquecen lo que sí queda en pantalla, evidenciando que es la punta de un iceberg que navega por aguas profundas.

Una de las innovaciones que se suele atribuir a la obra original es que introduce el realismo en las historias de superheroes; esto es un problema para una adaptación cinematográfica hoy en día, ya que ese elemento ya ha sido muy explotado, pero esperen un momento ¿Watchmen realista? ¡y una leche! eso se han debido decir los guionistas, un gran acierto: y es que hay cosas difíciles tragar, en esas ocasiones se recurre a la caricatura y al humor, bien integradas en el conjunto kitsch. Porque, como bien señala Ausente en su artículo «Zack Snyder es un cachondo de tomo y lomo que ha sacado a relucir una faceta de Watchmen que a todos se nos escapaba: Watchmen es kitsch.» y «Ozzymandias implícitamente gay» y es que subrayar cosas que estaban en el texto original y que a la mayor parte de los lectores se nos escapaban es privilegio de las mejores adaptaciones ¿Que hay violencia? pues no se disimula, si no que se exagera ¿Que es un problema que el Dr. Manhattan lleve la polla al aire? pues se hace muy pendulona y más grande que en el tebeo (evidentemente, sería inverosímil que un hombre que puede controlar la materia la tuviera pequeña). El momento vietnamita con el napalm, los helicopteros y la cabalgata de las valquirias de Wagner merece estar en el museo del kitsch; la referencia a la cultura popular, evidente en esta escena, está lejos de ser la única; Mad Max, el anuncio de Mahintosh de 1984, casi toda la banda sonora y muchas otras trufan la película, habrá que esperar al dvd para divertirse en su busca; será un placer porque es de esas películas que merecen varios visionados.

3328067507_db9c011dbb_o
La complejidad de las distintas lineas narrativas es una de las grandes cualidades de Watchmen, pero algunas de esas tramas, como la de los artistas en una isla o la de los piratas, no aportan gran cosa

De esta manera los problemas que nos disgustaban en el tebeo desaparecen ¡incluso en plan final del villano es sensiblemente mejorado!

Humor, violencia, tragedia, guión, el trabajo de unos actores que hace verosímiles a personajes disfrazados, imágenes bellas ¿qué más se puede pedir?

Así las cosas, hemos de reconsiderar nuestra mirada sobre Zack Snyder: realizó 300, uno de los bodrios más concienzudamente aburridos del lustro, pero es que era igual de malo que el tebeo; ahora sobre un buen tebeo hace una buena película: es sin duda un buen adaptador.

Ambas ilustraciones están tomadas de The New Fronteirsman. Artículos relacionados: sobre el origen de la frase «Who watches the watchmen» este y sobre los superhéroes originales en los que se basaron los del tebeo este otro.


Actualización (6 de marzo de 2009):
Hoy se estrenaba Watchmen en los cines españoles y aprovecho para actualizar las notas de primera impresión que publiqué hace unos días, ya que subrayaban sobre todo el aspecto kitsch de la película, lo que está lejos de agotarla. Si para un análisis más profundo necesitaríamos más visionados, ya estamos en disposición de comentar, a título de ejemplo, algún otro aspecto interesante:
Decíamos que el hecho de que uno de los valores mayores del tebeo fue introducir el realismo en los superhéroes, novedoso en 1986, pero muy explotado ahora y hemos visto cómo los guionistas han sacado partido de ello.
Otro de los aciertos del original era el uso de técnicas de narración cinematográficas; sería también un punto que perdería interés en la película, al ser el medio donde esas técnicas no son novedosas, sin embargo, de nuevo Snyder ha sacado partido de ello, en particular del uso del tiempo. Mencionábamos en los comentarios a Citizen Kane y no es por casualidad. En ésta, Welles cuenta una historia, pero fragmentada en distintas voces narrativas y secuencias temporales y focalizada en diferentes personajes; es exactamente lo que hace Moore en Watchmen; la versión fílmica ha sacado partido de esta particularidad, otorgando el foco narrativo a uno u otro de los protagonistas y con gran virtuosismo en el uso del tiempo, recurriendo a multitud de recursos: como las elispis, tan fántasticas como las de los títulos iniciales, que condensa varias décadas de la historia de los héroes en pijama y de los Estados Unidos, flash backs y flash forwards, continuos, especialmente cuando tratan de transmitir la peculiar percepción del tiempo del Dr. Manhattan o la música, evocadora de las diferentes épocas a las que se hace referencia. El bullet time, que tanto hizo temer a algunos la matrixación de la película, es un elemento narrativo de gran peso, lejos de un banal ejercicio manierista.

Lo que falta:
En suma, explota hábilmente muchos de los rasgos más sobresalientes del original y lima sus defectos, pero si hubiera de señalar algún detalle llamativo que se podría echar en falta hay dos que me vienen a la cabeza en primer lugar:
El tabaco: Mucha gente fuma en el tebeo, en la película sólo el Comediante conserva su puro. Se puede interpretar como una concesión a lo políticamente correcto y deja sin explicar porqué Laurie pulsa el botón del lanzallamas de Archie, creyendo que era un encendedor e incendiando la buhocueva, si no fumaba. Por otra parte, Janey Slater tampoco aparece fumando (creo recordar, corríjanme si me equivoco) mientras que en el original lo hace como una carretera, lo que da una posible explicación para su cáncer: en el caso de la película el cáncer tiene un origen claro y cumple un papel muy particular, por lo que la ausencia de tabaquismo en el personaje no perjudica la trama.
Escenas: Aunque no creo que le falte nada a la narración, hay dos cosas que me hubiera gustado ver en imágenes, si bien esto es completamente subjetivo y no juzgo en función de esto la calidad de la película, ni mucho menos: la emotiva escena del asesinato del primer Búho Nocturno y la gradación en la revelación de Roschach al psicólogo de la prisión, que en la película se despacha en una sola escena.

En suma, una película que se disfruta al máximo y produce ganas de volver a verla.

14 comentarios:

Illuminatus dijo...

Me congratula que el posible visionado de la película no acabe en jihad para muchos fans. A mí no me importa que me toquen las joyas de la familia si las tratan con cuidado.

AkaTsuko dijo...

Yo espero poder verla la semana que viene.

¿Hago bien yendo sin haber leido el cómic? ¿Hago bien yendo sin ser un entendido del cómic occidental?

Pienso que mi posición es privilegiada, no tendré que pasar por la fase de decepción de fanboy-ismo.

Roski dijo...

A ver si la veo este finde...

Pues a mi lo del pulpo nunca me molestó... como tampoco me molestan los retorcidos planes de los malos de Bond. Es más, son parte de su encanto.

Y aunque no me guste no creo que empiece a gritar o me enfade. Lo que pasa es que hay muchos talibanes culturales por ahí.

Saludos.

Evil Preacher dijo...

Illuminatus: la película tiene cualidades para ser bien recibida, pero nunca se sabe que cuentas echarán los sectores literalistas.

Sin duda tendrás un recepción completamente distinta, Tsuko, pero puede estar muy bien verla sin el prejuicio del cómic. Por favor, pasa a dejar tu opinión, porque justamente me preguntaba cómo la percibiría alguien que no se hubiera leído el tebeo.

No, si no me enfado, Roski. De hecho, soy un gran amante de los pulpos, los piratas y los mad doctors (los tres tienen una etiqueta dedicada en el blog). Pero Watchmen ha sido calificada a menudo de obra maestra y cuando uno lee o ve una obra maestra, Citizen Kane o El viaje de Chihiro, pongamos por caso, uno sale flipando; no es que no le vengan errores a la cabeza, sino que las bondades van más allá de lo que se hubiera podido imaginar. Watchmen, a pesar de sus grandes hallazgos, tiene defectos y, desde el momento que que digo que no es una obra maestra, me he visto obligado a señalar algunos para justificarlo.

Y lo cierto es que en un tebeo que se supone la entrada de los superhéroes en la edad madura y el realismo, el plan del supermalo no tiene la menor posibilidad de funcionar; atenta contra la verosimilitud del conjunto, ya que se nos dice desde el principio que es el hombre más inteligente de la Tierra. Por otra parte, uno de sus más grandes aciertos es su estructura, que dedica dos números a cada protagonista, focalizando en ellos la acción, respectivamente, el tratamiento del tiempo, etc. y cómo las diferentes lineas argumentales se enlazan para crear una sola historia; pero en ese tejido, precisamente la historia de los artistas en una isla no aporta gran cosa; en la película, al prescindir del pulpo, ya no nos tenemos que preocupar de ellos. En cuanto a los piratas, dicen que habrá un corto en la edición dvd, ya veremos. Otra posibilidad es desacralizar Watchmen, tomando conciencia de su lado inverosímil y tebeístico y eso es precisamente lo que han hecho en la película, aunque no sólo, ya que, como decía, también han reforzado algunas de las debilidades del guión original, entre otros aciertos. La verdad es que ya tengo ganas de verla otra vez; por el placer y para tener elementos para un análisis más profundo.
Un saludo

Roski dijo...

Hombre, que lo de "talibanes culturales" o "enfadados" no iba por usted.

Me refería a las personas que la veran y se cabrearán muchísimo porque no era "exactamente" lo que querían. Los que se toman la cultura como algo personal (y odian aquello que no les maravilla). Y de esos, la blogosfera está llena.

oeuf de canard dijo...

Qué bien hablas condenao!

Ginebra dijo...

Pues yo tengo ganas de verla, que yo pienso lo mismo que Illuminatus.

Evil Preacher dijo...

Roski, lo de "talibanes culturales" no lo había interpretado como que fuera para mí, no hay problema, lo de enfadarse no lo tenía tan claro :P En todo caso estamos de acuerdo en que habrá quien se escandalizará.

Gracias Œuf, encantado de verte por aquí.

Estupendo, Ginebra, ya nos contarás que te ha parecido.

Valentín VN dijo...

Me alegra ver que hablas bien de la película. No creo que pueda verla hasta que salga en DVD, pero estoy seguro que merece la pena. Ha tenido mucha espectación y entre los aficionados muchos que ya la habían criticado sin verla. Es buena tu apreciación de que el director ha pasado de ser un mero adaptador para crear una obra propia. Con 300 lo tenía más fácil. Era una cosa corta y casi una anécdota. Todo cuadraba bien. Con Watchmen es otra cosa. Muchos la tienen idealizada en su cabeza por ser la primera vez que creyeron ser más cultos por leer cómics de superhéroes. En los años ochenta, tener cosas como V de Vendeta, Dark Knight o Sandman te pasaba de flipadillo descerebrado que sólo leía GI Joe y Punisher a chico espabilado que leía novelas gráficas. Y todo partía de lo mismo.

Yo me quedo más que con la idea conspiratorica con la manera de narrar. El capítulo de Mr. Manhattan era una delicia para todo aquel que disfrutase de viajes temporales y era difícil de guionizar.

En fin, me alegro, como dije, que disfrutases de la película y que la vieses sin complejos. Ojala todos hiciésemos lo mismo y la valorásemos como una película sin más. Demasiadas expectativas.

Ioannes Ensis dijo...

Yo no voy a ver la película. El comic me aburrió sobremanera, de modo que ver la misma historia tostonera pero con personillas no me motiva en demasía.
A pesar de todas sus virtudes, esta historia ya tenía un aspecto viejo en el momento de su publicación.
No me creo a los supertipos (me niego a llamarles héroes) por muy realistas que los quieran poner.
Supersaludos y no se olviden de mineralizarse y supervitaminarse.

Evil Preacher dijo...

Como tú soy más amigo de otros tebeos antes que de los de héroes en pijama, pero lo cierto es que me permito disfrutar de ellos con moderación. En tu caso, naturalmente, hace muy bien en no ir a verla.

AkaTsuko dijo...

Lo prometido es deuda

Watchmen (Libre de decepciones papistas, pero no de spoilers)

Otra crítica más de Watchmen. ¿Qué tiene de especial? Nada, probablemente. Pero voy a redactarla de todas maneras, no me pararía ni el apocalipsis. Ni el hecho de leer la obra maestra del cómic previamente (que en la mayoría de los casos suele ser sinónimo de apocalipsis cinéfila en muchos aspectos), cosa que no ha pasado por cierto. Así es, un consumidor de películas normal, corriente y moliente ha ido a ver Watchmen. Y estas son las impresiones.

Una historia por definición

A nivel global, como película de superhéroes, cumple con creces cualquier expectativa (la de un moliente, como ya he señalado, ojo). Todo está en perfecto equilibrio: ost, escenarios, doblaje (matadme) tempo, actuaciones, y guión (cosa que no pasó con 300, le película de las tres frases flipantes: “Espartaaaaaaaaaymecanso”, “lucharemos a la sombra, que mi piel es muy sensible”, y “cenemos en el infierno ¿oki, chato?”). Si hay alguien como yo que queda muy decepcionado tras un visionado, yo sólo le veo dos causas: que es amante de las ñoñadas arácnidas, o que es un politicoide recalcitrante que puede extraer erróneamente que es una película pro-nixon. Me han dado ganas de leer el cómic, y puede que hasta de indagar más aún en el mundillo del cómic occidental. 300 con sus flipadas no lo consiguió, se siente Zacky, para mí todavía no mereces ser llamado “visionario”. Y ahora los personajes.

La sombra de Roschach es alargada (aunque sea el más bajito)

Aun estoy con el flipe encima, eso se nota en el primer párrafo. Estoy seguro de que algunas de las manchas del test real significa “carisma infinito”, y si no es así (lo comprobaré tarde o temprano, soye estudiante de psicología. Por cierto, las láminas de Roscharch en total son 16), yo se lo atribuyo. Pero todo lo bueno siempre tiene un lado negativo. Pero Roscharch es un suertudo, y ese lado negativo no se proyecta en él, sino en el resto de personajes. El carisma no está justamente repartido, pero eh, ya sabemos la distorsionada idea que tiene el personaje de la justicia. Me hubiera gustado saber el orígen de esa extraña máscara, pero en fin, supongo que tambien es parte del encanto de Roscharch, su áura de misterio. No sé si en la novela gráfica el carisma está más repartido.Aun así el daño está hecho, Roscharch es y será por siempre mi favorito. Envidio y admiro a partes iguales al actor que lo encarna. Felicidades Jackey Haley, no volverás a hacer un papel mejor en otra película de superhéroes :)

El Búho Nocturno 2 (puede que a la tercera, vaya la vencida)

Bastante bien encarnado, supone uno de los pilares más regulares de la película. Quizá su pasado sea el peor trabajado de todo el Watchmen team.
El personaje más humano de toda la película, con el que el estereotipo de jugador de rol, friki y obeso se identificaría (por lo menos hasta cuando llega mojar). Yo no me identifico claro está. Me falta lo de jugar al rol :)

Seda, fina y segura

El doblaje se ha cebado un poco con ella, que si ya de por sí tiene pinta de lolita, la agudísima y aniñada voz le confiere un aspecto que roza la pedofilia. Por lo demás, en mi opinión sabe sobrellevar la responsabilidad de ser el único personaje femenino que debe gustar al público ídem.

Dr. Manhattan (he's blue dabidí, dabidá)

Para ser tan rematadamente azúl, la idea de ente sobrepoderoso, a ratos confuso, a ratos lógico, a ratos prepotente, está muy bien cumplida en la película. Hay gente que se mosquea, se cachondea, se incomoda o se indigna con el “paquete completo”. Para mí es una barrera impuesta por el tirano pudor que ha sido derribada. Bien por Snyder, no se ha dejado llevar por el WASP.

El Comediante que murió esta noche

El pilar secundario de carisma del grupo. Si este personaje hubiese estado peor interpretado y construido, se podría decir que ir a ver Watchmen es ir a ver a Roschach. Pero no es así por suerte. Asímismo, es ir a odiar al Comediante, e ir a perdonarlo, por su magnífica redención. No da mucha risa, pero del espectro de emociones que te puede provocar este personaje, segurísimo que alguna de ellas se manifiesta a través de una sonrisa, quedándote cara de :)


En resumen, Watchmen no merece ser puntuada o reducida a una mera calificación, ya sea numérica o adjetival. Watchmen merece ser vista.

AkaTsuko dijo...

M**rd*, ya decía yo que se me olvidaba algo :)

Ozimandias, megalomongo

Estereotipado hasta el infinito y más allá. Un megalómano de manual, carácter esteta included. Puede que con un herbor más, hubiese hecho más mella en mí. En tal caso no me habría olvidado de él a la media hora de ver el film :)

Evil Preacher dijo...

Gracias, Tsuko, por currarte tanto el comentario.
Me alegra ver que la película se percibe bien por un espectador que no conoce el tebeo, la verdad es que tu juicio sobre los personajes es prácticamente el mismo que se puede hacer un lector del cómic en una primera lectura.
En cuanto al carisma de Roschach, en su momento hubo rumores de un spin off con él como protagonista.
Sobre su máscara dan algunas explicaciones en el cómic: el tejido ha sido creado por la nueva tecnología que permite el Dr. Manhattan. Su simetría y el hecho de que las manchas sean blancas y negras, sin grises intermedios, se ha puesto en relación con la ideología del personaje.